Miércoles 27 junio 2018

Cultura de cardioprotección: todos podemos salvar vidas

Cada año se registran en España 30.000 casos de paro cardiaco súbito. El paro cardiaco o muerte súbita cardiaca se produce por arritmias cardiacas potencialmente mortales y/o fallos en el sistema eléctrico del corazón. Cuando esto ocurre, el corazón deja de bombear sangre al cerebro y al resto del organismo, lo que provoca la pérdida brusca del conocimiento. Si la persona no recibe el tratamiento adecuado, muere en menos de diez minutos.

Sin tratamiento médico tan solo entre el 5 y el 10% de las personas sobreviven a un paro cardiaco. De hecho, la tasa de supervivencia fuera del hospital en España se sitúa alrededor del 11%. Pero hay datos para la esperanza, ya que en los lugares en los que se han implantado programas de acceso público a la desfibrilación precoz con la instalación de desfibriladores externos semiautomáticos (DESA), la tasa de supervivencia es incluso superior al 50%.

Una dolencia imprevisible

La Sociedad Española de Medicina Intensiva, Crítica y Unidades Coronarias (SEMICYUC) señala que en la mayoría de los casos “el paro cardíaco súbito surge sin sintomatología previa”, por lo que “su aparición es imprevisible y puede ocurrirle a cualquiera, en cualquier momento y lugar”.

Cada minuto que pasa, las posibilidades de supervivencia disminuyen. De hecho, por cada minuto que se pierde, hay un 10% menos de probabilidad de supervivencia. Pero si se actúa durante los primeros momentos es posible salvar vidas y es importante que sepamos que todos podemos hacerlo. Todos podemos salvar vidas.

A pesar de ello, solo el 30% de españoles sabe realizar la reanimación cardio-pulmonar (RCP). Es necesario trabajar la sensibilización y mejorar la formación para ampliar este porcentaje, pero además, la tecnología puede ayudar también en este caso a salvar vidas.

Los espacios cardioprotegidos son garantía de seguridad

Con el objetivo de concienciar a la población sobre la importancia de prevenir las paradas cardiacas nace Late Madrid, un proyecto de la Fundación Española del Corazón y la Fundación Philips. Bajo el lema “Si un corazón se para, mueve el tuyo”, este programa de educación y sensibilización está recorriendo diferentes lugares de la comunidad de Madrid para involucrar a sus ciudadanos, organizaciones sociales, instituciones y empresas en la cardioprotección de espacios públicos.

El autobús Late Madrid recorrerá en total una veintena de localizaciones durante el mes de junio, ofreciendo información sobre salud cardiovascular y talleres de resucitación cardiopulmonar y desfibrilación.

El desfibrilador semiautomático es un dispositivo que detecta el ritmo cardiaco y guía a los usuarios con órdenes de voz sencillas sobre los pasos a seguir para aplicar el tratamiento. Como explica el Dr. Carlos Macaya, presidente de la Fundación Española del Corazón, “se trata de un dispositivo totalmente seguro que no puede dañar ni a la víctima ni a la persona que lo usa. Simplemente, no se activa si no hay fibrilación ventricular”.

Cada desfibrilador instalado multiplica el porcentaje de supervivencia en 3 de cada 4 casos de paro cardiaco súbito. Por eso es tan importante la instalación de desfibriladores externos automatizados (DEA) en los espacios públicos. A través de iniciativas como Late Madrid trabajamos para concienciar sobre la necesidad de crear espacios cardioprotegidos que permitirán que todos podamos salvar vidas. Porque la salud no conoce límites y la sanidad tampoco debería.

Fuentes de referencia: 

 

Philips respeta su privacidad. Utilizamos las cookies para varios propósitos, tales como asegurar la funcionalidad del sitio web, mejorar la experiencia del usuario, garantizar la integración de las redes sociales y mostrar publicidad (selectiva).

Al continuar con su visita a nuestro sitio web, da su consentimiento a nuestro uso de las cookies. Sin embargo, puede cambiar la configuración de las cookies en cualquier momento.

Más información.

Aceptar