Lunes 30 julio 2018

Humanización en UCI: ¿cuáles son los principales retos en su aplicación?

Las Unidades de Cuidados Intensivos de los hospitales se caracterizan, desgraciadamente, por la necesidad de los pacientes de ser monitorizados y vigilados constantemente debido a su gravedad. Las personas que ingresan en estas unidades normalmente están aisladas, rodeadas de máquinas de monitorización y, en la mayoría de las ocasiones, apenas son conscientes del proceso que atraviesan.

Por lo general, se trata de momentos complicados y difíciles de afrontar en los que surgen sentimientos de frustración, vulnerabilidad y debilidad. Tanto el propio paciente, como los familiares, y también los profesionales que les atienden, viven pendientes de la evolución favorable de quienes allí ingresan. Por este mismo motivo, y con el objetivo de mejorar la experiencia de todos los que en algún momento tenemos contacto con la UCI, nace el Proyecto HU-CI.

Esta iniciativa, liderada por el Dr. Gabriel Heras, junto a un gran equipo de profesionales, celebraba el pasado mes de mayo las IV Jornadas de Humanización #4JHUCI en Vigo. Bajo el lema “Juntos damos la vuelta a la Sanidad”, el Hospital Álvaro Cunqueiro acogía los días 24 y 25 de mayo una reunión en la que más de 250 asistentes y 35 ponentes nacionales e internacionales abordarán nuevas medidas de mejora y humanización en áreas críticas.

La gestión de alarmas: reto fundamental en la mejora de las UCI

Tal y como destacaba el Dr. Gabriel Heras en una reciente entrevista en esta misma plataforma, “durante la historia de la Medicina, los hospitales no fueron diseñados para las personas”. Una frase simple y directa que refleja el estado actual de algunos sistemas sanitarios y que representa la necesidad de cambiar los modelos de asistencia por unos más cercanos, humanos y centrados en las personas.

Entre los principales retos de esta transformación destacan, entre otros, la evolución de la arquitectura hospitalaria, la eliminación de las barreras provocadas por la distancia y los horarios de visita, la gestión de alarmas, la mejora de la comunicación y, sobre todo, un mayor apoyo emocional a los pacientes, los familiares y los profesionales.

En ámbitos operacionales y funcionales, la gestión y la optimización de alarmas o la adecuación de los espacios hospitalarios son algunos de los desafíos más prioritarios. En este sentido, Jackie Gubbioli, PCMS Senior Global Product Manager Clinical Services en Philips, afirma que los sistemas de gestión de alarmas actuales pueden producir pérdida de sensibilidad antes las mismas, reacciones no adecuadas o un aumento de los niveles de ansiedad, tanto en profesionales como en pacientes. Además, para las personas ingresadas, los ruidos constantes pueden ser molestos, causar preocupación o impedir el descanso necesario para su recuperación.

Los últimos sistemas diseñados especialmente para la gestión de alarmas no solo analizan la información relativa al paciente de una manera más óptima y rápida.  También pueden anticiparse al empeoramiento del paciente y realizar un escalado y distribución de alarmas adecuado,  algo que permite diagnósticos más precoces y certeros, decisiones más seguras y tratamientos más personalizados.  

El apoyo emocional es básico en la recuperación del paciente crítico

Tan importante como el estado físico del paciente, es su estado anímico, por lo que es importante cuidar su ámbito emocional además de tratar la enfermedad.

Para el Dr. Heras, una de los desafíos más importantes en la humanización de UCI radica en “hacer visible lo invisible, o mejor dicho, lo intangible”. Afirma que “si cuidamos el aspecto emocional de las tres partes que formamos el sistema, los pacientes se recuperarán antes y mejor, las familias se sentirán comprendidas y los profesionales se conectarán con su vocación primaria”, y realmente no puedo estar más de acuerdo con él.   

Y es que, en el camino hacia la salud del futuro, de poco vale tratar la enfermedad si antes no cuidamos a las personas. Creemos una sanidad configurada por y para los pacientes.

Fuentes de referencia:

 

Philips respeta su privacidad. Utilizamos las cookies para varios propósitos, tales como asegurar la funcionalidad del sitio web, mejorar la experiencia del usuario, garantizar la integración de las redes sociales y mostrar publicidad (selectiva).

Al continuar con su visita a nuestro sitio web, da su consentimiento a nuestro uso de las cookies. Sin embargo, puede cambiar la configuración de las cookies en cualquier momento.

Más información.

Aceptar