Martes 06 febrero 2018

Innovación de la monitorización en el embarazo para mejorar la experiencia perinatal

Según la Organización Mundial de la Salud, cada día mueren en el mundo unas 830 mujeres por causas prevenibles relacionadas con el embarazo y el parto. Un 90% de la mortalidad materna se produce en los países en desarrollo. Si bien es cierto que esta tasa ha descendido aproximadamente un 44% entre los años 1990 y 2015, su reducción continúa siendo un reto sanitario en todo el mundo.

Muchas de estas mujeres fallecen por complicaciones que se producen durante el embarazo, el parto o a posteriori. La mayoría de ellas aparecen durante el periodo de gestación y pueden ser prevenibles o tratables. Por eso, la monitorización durante el embarazo cobra vital importancia para prevenir la salud de las madres y de los bebés, ya que ambas están directamente relacionadas.

Todos los que trabajamos en la mejora del sistema sanitario debemos ser conscientes de la importancia de reducir la razón de mortalidad materna (RRM) mundial. Por eso, en mi día a día tengo siempre presente el cumplimiento de uno de los Objetivos de Desarrollo Sostenible: que la RRM mundial sea inferior a 70 por cada 100.000 nacidos vivos entre 2016 y 2030.

Mejorar la experiencia perinatal en todo el mundo

Aunque la mayoría de nosotros pensamos que la mortalidad materna es un problema exclusivo de los países en vías de desarrollo, la realidad nos indica que esto no es exactamente así. Según el European Perinatal Health Report publicado por Euro-Peristat, las muertes maternas no son habituales en Europa pero hay que tener en cuenta que el subregistro está extendido.

En términos generales, la tasa de mortalidad materna en Europa es baja, debido a los bajos niveles de fertilidad (menos de 2 niños por mujer) y a los altos niveles de cuidado. Pero según Euro-Peristat, cada año mueren en Europa entre 335 y 1000 mujeres durante y debido al embarazo o al parto.  Hasta la mitad de estos fallecimientos son potencialmente evitables.

Así, la mortalidad y morbilidad en el periodo perinatal siguen preocupando, más si tenemos en cuenta que la tasa de mortalidad materna es un indicador del desempeño del sistema de salud. Según este informe, entre los principales factores que influyen en la mortalidad y morbilidad perinatales se encuentran los partos muy prematuros, las restricciones al crecimiento del feto y las anomalías congénitas.

La importancia de la monitorización en la experiencia perinatal

La monitorización del feto y de la madre durante el periodo de gestación permite controlar el latido del feto, su actividad, comprobar el líquido amniótico, la posición de la placenta o algunas medidas básicas del crecimiento del feto. Una adecuada monitorización posibilita detectar posibles problemas durante el embarazo.

En este sentido, por ejemplo, el diagnóstico de anomalías congénitas se realiza habitualmente a través de los programas de detección prenatal, cuya implantación es desigual en los diferentes países europeos, eso sin mencionar los países en vías de desarrollo. Los datos de Eurocat muestran las amplias diferencias en las políticas de prevención prenatal que influyen en gran medida en las tasas de diagnóstico prenatal.

Pero a veces la monitorización puede resultar un tanto incómoda, como por ejemplo durante el periodo de dilatación. Según el “Informe sobre Atención al Parto y Nacimiento en el Sistema Nacional de Salud” del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, las prácticas asistenciales al uso, entre las que se encuentra la monitorización, “limitan las posibilidades de las mujeres para poder deambular durante la dilatación y adoptar distintas posiciones diferentes al decúbito”.

Por eso, la utilización de las nuevas tecnologías para mejorar la monitorización juega un papel muy importante para agilizar la detección de posibles problemas. La monitorización sin cables permite a las madres moverse por el hospital, adoptar diferentes posturas durante el parto o incluso sumergirse en el agua. Esto facilita también la labor de los profesionales que pueden centrarse en las necesidades de la madre, mejorando su experiencia.

La utilización de nuevas técnicas, de sistemas de ecografía basados en Tablets, y de equipos portátiles abren nuevas posibilidades para mejorar la salud perinatal, especialmente en los países en vías de desarrollo, donde las tasas de mortalidad son francamente preocupantes.  

Todos los que trabajamos cada día para mejorar la asistencia sanitaria debemos ser conscientes de la importancia de mejorar la experiencia perinatal, ya que esta es una muestra del funcionamiento de los sistemas sanitarios y de la salud de la población en general. Por eso, proyectos como el I Premio Philips-FAME “Desde el primer latido” son tan importantes. La salud de las madres y de los bebés es la salud de todos porque es la salud del futuro.

Fuentes de referencia:

 

Philips respeta su privacidad. Utilizamos las cookies para varios propósitos, tales como asegurar la funcionalidad del sitio web, mejorar la experiencia del usuario, garantizar la integración de las redes sociales y mostrar publicidad (selectiva).

Al continuar con su visita a nuestro sitio web, da su consentimiento a nuestro uso de las cookies. Sin embargo, puede cambiar la configuración de las cookies en cualquier momento.

Más información.

Aceptar