Jueves 28 julio 2016

La integración de la tecnología en el flujo de trabajo del profesional sanitario (parte 1)

La aplicación de las nuevas tecnologías en el sector de la salud abre nuevas y grandes oportunidades para todos los agentes implicados en el sistema. En el caso de los profesionales sanitarios, ellos son los primeros en adaptarse a una transformación que modifica su trabajo diario y les obliga a cambiar su método y modelo profesional.

En Comparte Innovación, hemos querido conocer la opinión de algunos de nuestros colaboradores sobre los retos y la posición del profesional sanitario ante la salud del futuro. En la primera parte de este artículo colaborativo, planteamos la siguiente pregunta:

¿Cuáles son los retos frente a los que está poniendo la tecnología a los profesionales sanitarios?

Carlos Mateos, Director de la agencia de comunicación COM Salud:
El reto más importante es afrontar que la tecnología está reduciendo la autonomía de decisión de los profesionales sanitarios. Por una parte, el paciente accede a más información e incluso formación sobre su patología, en el caso de muchos crónicos, y eso implica querer participar en la toma de decisiones. Por otro lado, el Big Data y la inteligencia artificial están indicando cuál es el mejor diagnóstico y tratamiento posibles en función de la evidencia científica. Es posible que en pocos años el médico más competente no será aquel que haya leído más estudios, esté mejor formado y cuente con mayor experiencia sino el que mejor aproveche la tecnología para ofrecer el mejor diagnóstico y tratamiento. Adquirir competencias digitales es también uno de los grandes retos de los profesionales sanitarios que quieran ofrecer la mejor asistencia a sus pacientes.

Joaquín Martínez, Responsable de Prevenci@ Formación y creador de la App “Primeros Auxilios fáciles”:
El posicionamiento de las tecnologías como pilar clave en la transformación del sector de la salud, es un hecho. Los profesionales de la sanidad convivimos cada día más con las tecnologías y tenemos la necesidad de dar una respuesta a una demanda creciente y  exigente por parte del paciente y hacia la sociedad en general ante una correcta aplicación de las herramientas tecnológicas.

El principal reto en este momento es la “capacitación digital” del profesional sanitario para asegurar una correcta formación y adaptación a las TIC. A los profesionales hay que dotarles en capacidades y habilidades digitales.

Para ello se necesita disponer de tiempo y de recursos.

Nuria Zúñiga, autora del blog Tu lupus es mi lupus:
Como voluntaria en asociaciones de pacientes y responsable de comunicación de una de ellas, creo se afrontan varios retos. El que más nos afecta a los pacientes es el de la inmediatez de las noticias, que muchas veces se redactan desde medios no especializados y sin supervisión ni revisión por parte de un especialista. Esto provoca, en muchas ocasiones, que se hagan virales noticias falsas sobre la curación de una enfermedad incurable a fecha de hoy o el supuesto descubrimiento de un remedio milagroso que, lejos de curar, puede ocasionar más problemas en salud.

La infoxicación, también, supone todo un reto para los profesionales sanitarios que ahora se encuentran a un paciente que no sólo quiere saber sobre su enfermedad, sino que en muchos casos quiere saberlo todo y saberlo ya. En este sentido, es importante formar al paciente y concienciar a la sociedad en general de los pros y los contras de tener demasiada información.

Por último, el punto que más me gusta como paciente: la telemedicina. Los pacientes creo que cada vez estamos demandando más el uso de las nuevas tecnologías para comunicarnos con nuestros equipos de salud: e-mails, WhatsApp, redes sociales... y, por supuesto, las videoconferencias en determinados casos que ahorrarían tiempo y costes a profesionales sanitarios, pacientes y al sistema. De nuevo, se trata de medidas que no son aplicables a todo paciente y para cuya instauración es necesaria una formación por parte tanto del profesional sanitario como de los propios pacientes y familiares.

Francisco Javier Rodríguez Recio, Jefe de Servicio de Radiodiagnóstico del Hospital de Segovia:
Me permito destacar “la formación de los profesionales sanitarios”, en los próximos años veremos un cambio significativo del modelo de formación continuada, seguramente los congresos y cursos presenciales serán casi anecdóticos, muy especializados y prácticos; la actual pasividad del modelo de formación a distancia desaparecerá. La formación se orientará a una accesibilidad inmediata a las fuentes de conocimiento, modelos de participación activa y simultánea desde centros distantes. Conceptos como la accesibilidad inmediata (acompañando al profesional sin requerir acceder a un puesto de trabajo), participación activa, consulta inmediata, interactividad de las aplicaciones formativas, redes de conocimiento… serán conceptos básicos en los próximos años. Las tecnologías para estos nuevos modelos de formación ya están disponibles, como siempre deberán aparecer pioneros y líderes que abran el camino.

Pedro Soriano, Enfermero en el servicio de geriatría del Hospital Clínico San Carlos y promotor de la iniciativa #FFPaciente:
Podemos decir que existen dos retos importantes que las nuevas tecnologías están generando a los profesionales sanitarios;

  1. La actualización de los conocimientos de los profesionales de la salud. Las nuevas tecnologías como internet, favorecen a que los pacientes/clientes/sociedad tengan acceso a la información sobre salud. Este hecho aparentemente tan simple, pone en jaque en muchas ocasiones al personal sanitario. Se pueden sentir “atacados” y ofendidos porque una persona externa “cuestione” su trabajo. Este tipo de situaciones debería motivar al profesional de la salud a seguir formándose y actualizar su conocimiento en el área donde desarrolla su actividad laboral. Además de ver la figura del paciente capaz de formarse e informarse sobre su salud. El paciente debe implicarse en la toma de decisiones y por tanto debe estar informado y formado en lo referente a su situación actual de salud.

  2. Calidad en los cuidados. Las nuevas tecnologías son capaces de gestionar algunas necesidades de los pacientes desde un ámbito domiciliario. Tenemos que cambiar la forma en la que nos comunicamos y ofrecer una cartera de servicios optima, adaptada a los nuevos tiempos. Sabemos que no todos los ciudadanos tiene acceso a internet pero existe otra parte que sí tiene y estaría dispuesta a comunicarse con su enfermera de referencia vía email (por ejemplo). Internet es una puerta abierta para mejorar la asistencia sanitaria y calidad percibida de nuestros pacientes pero debemos adaptar las infraestructuras.

José Vicente Mascarell, autor del blog Mi vida con un catéter doble J:
Se deben (nos debemos) adaptar a un nuevo sistema de información que a corto plazo puede traer grandes beneficios a los profesionales sanitarios, a los pacientes y en general al sistema sanitario. Creo que uno de los problemas fundamentales es que se debe salir de la zona de confort que nos hace por  comodidad mantenernos anclados en una gestión de la información poco eficiente.

Como se suele decir en términos deportivos… “quién no arriesga, no gana” y creo que aquí el riesgo es bajo para los beneficios que se obtendrán.

Nuria Sastre, Directora de Comunicación y RRPP de la Asociación para el Autocuidado de la Salud (anefp):
Los retos que plantean las nuevas tecnologías a la sociedad, al sistema sanitario, a sus profesionales y a los ciudadanos son continuos y constantes. Sin duda, los que tienen una mayor incidencia en el área sanitario son los relacionados con las nuevas formas y canales de comunicación con el paciente-ciudadano, el acceso y el tratamiento de Big Data, la aplicación y oportunidades que ofrecen las nuevas tecnologías para el diagnóstico y tratamiento y seguimiento de enfermedades y para la prevención, por ejemplo, a través de wearables o apps.

Manuel Sánchez Luna, Director de la Unidad de Neonatología del Hospital Gregorio Marañón:
La tecnología avanza más rápido en ocasiones de lo que los profesionales podemos asimilar, además las inversiones en tecnología son muy escasas, muy especialmente desde 2009, por lo que encontramos un enorme desfase entre lo que la tecnología ofrece, la capacidad de asimilar los avances y el uso real de la misma.

Además en la mayoría de las ocasiones es el profesional el que debe de adaptarse a los avances tecnológicos, que no siempre responden a las demandas reales que el sector sanitario tiene, apareciendo a veces avances que no resuelven problemas reales y crean conflictos. En cualquier caso nuestro trabajo claramente depende de la tecnología y su aplicabilidad directa y es necesario un espacio para aprendizaje y entrenamiento hoy más que nunca.

Óscar López de Briñas Ortega, autor del blog ‘Reflexiones de un jedi azucarado’:
La población general ya lleva bastantes años acostumbrada y adaptada a cambios y evoluciones tecnológicas en áreas como la vida doméstica o el gran consumo, pero en el mundo de la salud los profesionales no están tan adaptados. Son por naturaleza personas mucho más resistivas a la evoluciones tecnológicas por una cuestión -lógica hasta cierto punto- de protección a los pacientes. Acostumbradas a la evidencia, a tener datos en la mano, a saber fehacientemente que algo es contrastadamente positivo para la salud. Y si a eso le sumamos la siempre importante brecha tecnológica que marca la edad o la inercia sobre lo ya conocido, el resultado es que muchos profesionales de salud no se adaptan adecuadamente a las nuevas tecnologías, que están aquí para hacernos la vida más cómoda y fácil también en salud.

El futuro próximo se nos plantea muy tecnológico a nivel de salud. Adaptar nuestro sistema sanitario a las distintas innovaciones que nos brinda la tecnología en múltiples áreas es una labor que requiere implicación tanto en los profesionales de salud como en los gestores del Sistema. Pero estos últimos suelen ser personas que priman la seguridad y la eficacia. Entiendo que introducir innovación tecnológica en un sistema de salud es algo tremendamente complejo. Pero deben ser capaces de adaptarse a los cambios del mismo modo que la tecnología se ha apoderado de nuestra vida diaria.

Julio Mayol, Profesor de Cirugía en la UCM, director de Innovación del HCSC y Codirector Madrid-MIT M + Visión:
Los profesionales sanitarios ven como su papel central como proveedores de servicios sanitarios se ve desplazado por el de gestores de información y conocimiento para los pacientes. El acceso a la información ya no es una barrera, pero sí lo es su clasificación y validación. Por otro lado, aparece un proceso de diálogo para la toma de decisiones que se ve dificultado por las diferencias en la interpretación de la relevancia y prioridad de las decisiones. 

Por otro lado, los sanitarios tienen que combinar un análisis personalizado para cada paciente con las necesidades y prioridades de la población, lo cual no siempre resulta fácil por falta de formación y/o de información de calidad. 

Lola Galeote, Psicóloga Sanitaria, Experta en Psicoterapia Relacional y Sicodramatista. Profesional libre:
Las nuevas tecnologías favorecen la evaluación, las aplicaciones móviles permiten recoger datos continuamente en el tiempo, así como obtener información de padres, madres y cuidadores en el momento que se necesita la información.

Los sanitarios tienen que intervenir en blogs, redes sociales, seleccionar recursos online para los pacientes... Y todo esto implica grandes retos para estos profesionales que han de saber dinamizar una red, diseñar, implementar y evaluar intervenciones que se realizan a través de aplicaciones, desarrollar acciones para enseñar a los usuarios lo que necesitan saber sobre la salud...

Se ha demostrado que participar en redes sociales es beneficioso para los pacientes de distintos tipos de trastornos: dolor crónico (Becker, 2013), enfermedades de transmisión sexual (Gabarrón, Serrano, Wynn, y Armayones, 2012), depresión (Bergman y Haley, 2009) enfermedades minoritarias (Dellve, Samuelsson, Tallborn, Fasth, y Hallberg, 2006), diabetes (Greene, Choudhry, Kilabuk y Shrank, 2011).

 

Philips respeta su privacidad. Utilizamos las cookies para varios propósitos, tales como asegurar la funcionalidad del sitio web, mejorar la experiencia del usuario, garantizar la integración de las redes sociales y mostrar publicidad (selectiva).

Al continuar con su visita a nuestro sitio web, da su consentimiento a nuestro uso de las cookies. Sin embargo, puede cambiar la configuración de las cookies en cualquier momento.

Más información.

Aceptar