Miércoles 01 agosto 2018

La lactancia materna mejora la salud de la población y asegura un futuro sostenible

Según datos de la Organización Mundial de la Salud, si prácticamente todos los niños fueran amamantados, cada año se salvarían en el mundo unas 823.000 vidas infantiles y se evitarían cerca de 20.000 muertes maternas cada año. Pese a la recomendación internacional de lactancia exclusiva durante los primeros seis meses de vida, tan solo un 40% de los bebés es alimentado de este modo.

Relacionada con trastornos alimenticios en la vida adulta, o incluso con el nivel de inteligencia, la lactancia materna supone un pilar fundamental para el desarrollo sostenible de toda la sociedad. Con el objetivo de informar sobre sus beneficios, presentar su necesidad a la población y trabajar por impulsar su práctica, cada año se celebra la Semana Mundial de la Lactancia. Comprendida entre el 1 y el 7 de agosto, la campaña internacional busca situar la lactancia materna como “una solución integral que nivela, garantizando un comienzo justo en la vida para todos/as” y añade que “mejora la salud, el bienestar y las oportunidades de supervivencia de las mujeres, niños y niñas en todo el mundo”.   

Semana Mundial de la Lactancia Materna

Proteger y promover la lactancia materna es una tarea que nos atañe a todos. Especialmente si hablamos de las empresas de tecnología sanitaria, quienes tenemos la responsabilidad de impulsar y apoyar esta práctica que hace posible un mundo más sostenible y una sociedad más saludable.

En este sentido, la Asamblea Mundial de la Salud propone seis metas de nutrición para 2025 cuyo punto común es, precisamente, la promoción de la práctica de la lactancia materna. El plan integral sobre la nutrición de la madre, el lactante y el niño pequeño fija las siguientes metas para los próximos años:

  • Reducir un 40% el número de niños menores de 5 años con retraso de crecimiento.
  • Reducir un 50% la anemia en mujeres edad fecunda.
  • Reducir un 30% de los casos de bajo peso al nacer.
  • Conseguir que no aumente el sobrepeso infantil.
  • Aumentar la menos a un 50% la tasa de lactancia materna durante los 6 primeros meses de vida.
  • Reducir y mantener por debajo del 5% la emaciación infantil.

Si tenemos en cuenta que la práctica de la lactancia materna afecta, de manera positiva y directa, a cada una de las metas, su apoyo, promoción e impulso es fundamental en la consecución de una sociedad sostenible. Tal y como destaca la Alianza Mundial Pro Lactancia Materna (WABA), su práctica puede ayudar, entre otras cosas, a reducir el riesgo de sobrepeso y obesidad en un 10% en comparación con la alimentación de fórmula y, en términos económicos, cada $1 invertido en lactancia materna, genera $35 en beneficios a largo plazo.

Se trata por tanto de un reto social, sanitario y económico en torno al cual es necesario trabajar para apoyar, formar e informar en todo el mundo sobre sus beneficios. Nuestro primer alimento puede marcar el resto de nuestra vida y, con la práctica de la lactancia materna, nos aseguramos el principio de un futuro seguro, sostenible y saludable.

Fuentes de referencia:

 

Philips respeta su privacidad. Utilizamos las cookies para varios propósitos, tales como asegurar la funcionalidad del sitio web, mejorar la experiencia del usuario, garantizar la integración de las redes sociales y mostrar publicidad (selectiva).

Al continuar con su visita a nuestro sitio web, da su consentimiento a nuestro uso de las cookies. Sin embargo, puede cambiar la configuración de las cookies en cualquier momento.

Más información.

Aceptar