Jueves 06 octubre 2016

Innovación y renovación tecnológica como base de la transformación sanitaria

Según datos del último informe procedente de la Federación española de empresas de Tecnología Sanitaria (Fenin), uno de cada cuatro equipos de diagnóstico, monitorización y terapia en los hospitales se encuentra actualmente obsoleto. La falta de criterios estandarizados para la amortización y renovación del parque tecnológico en nuestro país, unido a otros factores coyunturales, ha provocado una desigualdad entre comunidades autónomas y centros sanitarios difícil de afrontar.

La reducción significativa de la inversión en tecnología sanitaria, junto con  las crecientes necesidades y demandas de los sistemas sanitarios, agudizan un problema de actualización y renovación del parque tecnológico, especialmente en equipos de imagen médica.

La necesidad de abordar la renovación tecnológica como fundamento de la transformación sanitaria será precisamente una de las cuestiones protagonistas durante las XIII Jornadas de Gestión y Evaluación en Salud que se celebrarán en Ciudad Real durante los días 26, 27 y 28 de octubre, y en el que uno de sus talleres estará íntegramente dedicado a este reto sanitario.

Situación del parque tecnológico sanitario en imagen médica

El Comité de Coordinación Europeo del sector de Radiología, Electromedicina y Tecnologías Sanitarias (COCIR) recomienda que, como máximo, sólo un 10% de los equipos superen los diez años de antigüedad. Un dato que dista bastante de la situación actual del país en el que “uno de cada cuatro equipos de diagnóstico, monitorización y terapia en los hospitales de las distintas CCAA en nuestro país puede considerarse obsoleto”, según Fenin.

En el caso de los sistemas de diagnóstico por imagen, nuestro país ocupa el último lugar en cuanto a renovación de unidades de resonancia magnética se refiere. Actualmente, uno de cada tres equipos instalados tiene más de 10 años.

Las desigualdades entre Comunidades Autónomas se hacen evidentes en el caso de equipos de Tomografía Computarizada (TC),  donde más de la mitad de los diseños tienen una antigüedad superior a seis años. Según los datos de Fenin, Castilla-La Mancha, Galicia, Aragón y Murcia poseen las TC con más de diez años de antigüedad, frente a los hospitales de Asturias, País Vasco y Cataluña, donde los sistemas no superan los cinco años.

En el caso de los ecógrafos, uno de cada tres equipos se considera obsoleto y seis comunidades autónomas utilizan más de un 30% de sus sistemas con una antigüedad superior a diez años.

Beneficios de la renovación tecnológica sanitaria

La tecnología, clave en el proceso de adaptación hacia la salud del futuro, constituye uno de los principales pilares de la innovación para las personas. Conservarla, mantenerla y renovarla es el principal compromiso de las empresas que nos dedicamos al desarrollo sanitario.

Ante esta situación, la figura de ‘socio tecnológico’ comienza a tener más relevancia que nunca. La importancia de trabajar a través de la visión de diferentes profesionales en distintas áreas aporta valor, experiencia y conocimientos en busca de una salud mejor.

El Servicio Galego de Saúde (Sergas), es uno de los ejemplos más recientes en cuanto a renovación de tecnología se refiere mediante colaboración multisectorial. La mejora de sus equipos de diagnóstico, terapia y redes de postproceso no habría sido posible sin una colaboración multidisciplinar y un nuevo enfoque a la hora de entender el cuidado de la salud. Un trabajo que le ha llevado a situarse como referencia en cuanto a sistemas de salud más avanzados tecnológicamente se refiere.

En palabras de Juan Sanabria, presidente de Philips Ibérica, la renovación tecnológica es “básica para mejorar los resultados de salud del paciente, reducir la morbimortalidad en muchas cosas o reducir los efectos adversos en las intervenciones”. Por otro lado, no sólo los pacientes resultan beneficiados en este proceso de innovación tecnológica.

El rejuvenecimiento de los equipos tecnológicos no sólo aumenta la precisión, la calidad de los diagnósticos o la mejora de la seguridad del paciente. También optimiza el flujo de trabajo sanitario, aumenta la seguridad de los profesionales y su experiencia profesional diaria.

La necesidad de cubrir las principales deficiencias tecnológicas del sistema de salud es el primer paso hacia la salud del futuro. Tecnología, conectividad, y colaboración multisectorial se alían para mejorar, una vez más, la atención y la gestión de la salud general de la población. 

Fuentes de referencia:

 

Philips respeta su privacidad. Utilizamos las cookies para varios propósitos, tales como asegurar la funcionalidad del sitio web, mejorar la experiencia del usuario, garantizar la integración de las redes sociales y mostrar publicidad (selectiva).

Al continuar con su visita a nuestro sitio web, da su consentimiento a nuestro uso de las cookies. Sin embargo, puede cambiar la configuración de las cookies en cualquier momento.

Más información.

Aceptar