Jueves 11 febrero 2016

La transformación digital en planta de hospitalización

El 27 de enero se celebró en Madrid el encuentro “Tomando el pulso a la Salud Digital” en el que diferentes profesionales tuvimos la oportunidad de debatir sobre el estado de la salud digital en España, su evolución y los retos que plantea para las comunidades autónomas y el sistema sanitario.

En palabras de Jaime del Barrio, presidente de la Asociación de Salud Digital (de la que forman parte varios colaboradores de Comparte Innovación como Chema Cepeda o Julio Mayol) “como ciudadanos, pacientes o profesionales sanitarios, utilizamos dispositivos digitales para acceder y compartir información, pero sin embargo el desarrollo de estrategias de salud digital en España sigue siendo heterogéneo”.

Ante esta situación, la organización de encuentros como éste, así como la participación de profesionales en el área de la salud, la innovación y la comunicación sanitaria, supone un intercambio de ideas y conocimiento, que tiene como objetivo la promoción de la salud mediante los últimos avances en tecnología sanitaria.

Durante la sesión de tarde, tuve la posibilidad de exponer algunos datos clave para la transformación digital en las plantas de hospitalización.

En primer lugar, los cuidados en planta plantean diferentes retos a los profesionales sanitarios. Entre el 4 y 17% de los pacientes desarrollan eventos críticos que incluyen paradas cardiacas, el porcentaje de pacientes que sobreviven a una parada cardiaca intra-hospitalaria es menor del 20% y ocurren un 40% de muertes inesperadas.

Por otro lado, si hablamos de la distribución de los pacientes en hospitales, la mayoría de los pacientes se encuentren en planta atendidos con monitorización manual cada 8 horas. Otro pequeño grupo son pacientes críticos ingresados en las áreas de cuidados intensivos. Pero existe un grupo intermedio, que probablemente no necesitan de los cuidados intensivos de la UCI, pero necesitan una mayor vigilancia que la que se facilita en la planta de hospitalización. ¿Se trasladan a planta con mucho menos vigilancia o se deben mantener en la UCI con unos costes muy elevados?

La detección temprana en planta de hospitalización se puede convertir en la principal solución para estos pacientes, utilizando protocolos y tecnología que permitan una mayor vigilancia y eficiencia. De hecho, los eventos críticos están precedidos de signos de deterioro físico en constantes vitales y se manifiestan de 6 a 8 horas antes de producirse. Esto significa que podemos anticiparnos en un gran número de ocasiones.

Los wearables pueden ayudar a facilitar esta detección temprana a los profesionales sanitarios, facilitando una monitorización cómoda y sencilla. Existen parches adhesivos desechables para la monitorización continua que mediante la conectividad inalámbrica que proporcionan datos sobre frecuencia cardiaca, frecuencia respiratoria, temperatura de la piel, posturas corporales e incluso posibles caídas sufridas por los pacientes. De esta forma se ajusta la frecuencia de la monitorización a las necesidades de cada paciente, reduciendo la incertidumbre que ocasiona la falta de información sobre la evolución del paciente entre las tomas de constantes.

La visualización de estos datos a través de programas de software inteligentes, como el sistema Guardian, permite el control y seguimiento del estado de cada paciente segúncódigos de colores que determinan los niveles de riesgo y las prioridades. De esta forma, los médicos tienen acceso a las constantes en tiempo real y pueden realizar protocolos de actuación más eficientes en base a los resultados de cada paciente. Este proceso facilita la decisión sobre el tipo de especialista o servicio extendido de cuidados intensivos que ha de atender al paciente en cada momento según el estado o gravedad de la situación.

Los resultados son prometedores. En un estudio realizado con más de 18.000 pacientes se ha demostrado que gracias a la utilización de equipos de respuesta rápida se incrementaron los casos de supervivencia en un 6%, mientras que la estancia media de los pacientes se redujo un 25%.

Si tenemos en cuenta los procesos, la tecnología y las personas, el cambio de rumbo de la sanidad es una realidad. La transformación digital en el ámbito de la salud no solo supone un ahorro de costes en el sistema sanitario, también implica una mejora en la calidad de atención de los pacientes mediante tratamientos más personalizados y eficaces.

----

Podéis ver la ponencia completa de Luis Cuevas en Tomando el pulso a la salud digital en el siguiente vídeo a partir del minuto 24:



 

Philips respeta su privacidad. Utilizamos las cookies para varios propósitos, tales como asegurar la funcionalidad del sitio web, mejorar la experiencia del usuario, garantizar la integración de las redes sociales y mostrar publicidad (selectiva).

Al continuar con su visita a nuestro sitio web, da su consentimiento a nuestro uso de las cookies. Sin embargo, puede cambiar la configuración de las cookies en cualquier momento.

Más información.

Aceptar