Viernes 06 noviembre 2015

Ruidos en las Unidades de Cuidados Intensivos. ¿Cómo pueden evitarse?

Autor: Dra. Ana Riverola, del Hospital Sant Joan de Déu, Barcelona.

En los últimos años existe una creciente preocupación en la comunidad científica sobre el efecto nocivo del ambiente de Unidades de Cuidados Intensivos (UCIN) sobre el desarrollo neurológico de los bebés prematuros.

El problema de los niveles de ruido para los bebés en las Unidades de Cuidados Intensivos

Las recomendaciones de la Academia Americana de Pediatría con respecto a los niveles de ruido en la UCIN publicadas en 1997 están en todavía vigentes; los niveles medios de ruido no deberían sobrepasar los 45 dBA y los ruidos transitorios los 65 dB. Sin embargo, varias publicaciones han reportado que los niveles de ruido en muchas UCIN son más altos, alcanzando picos de hasta 90 -105 dBA.

La duración de la hospitalización de los bebés prematuros puede ser larga, especialmente para aquellos con menor peso al nacer. La exposición de los recién nacidos a ruidos repetidos e inesperados puede ser nociva. Los bebés deben adaptarse a un ambiente extrauterino extraño en un momento en el cerebro está creciendo rápidamente; un período crítico donde ocurren numerosos procesos de maduración.

Tipología de sonidos generados en Unidades de Cuidados Intensivos

En estudios previos del entorno acústico de la UCIN del Hospital Sant Joan de Déu de Barcelona, realizados junto con ingenieros de la Universidad Politécnica de Cataluña, ya se constató la complejidad del entorno analizado. Los sonidos son generados por las múltiples actividades que se realizan y dependiendo de las características acústicas (intensidad, frecuencia y taxonomía) se  dividen en tres grupos:

  • Tonos: sonidos informativos producidos por los equipos médicos. Este grupo comprende principalmente las alarmas de la monitorización.
  • Vocalizaciones: sonidos producidos por el tracto vocal (voz, gritos, risas...etc.), ya sea por niños o adultos.
  • Otros: con diversas propiedades acústicas;  sistemas de calefacción y conductos de aire, teléfonos, equipos y movimiento humano…etc.

Las alarmas de los sistemas de monitorización representan una importante fuente de ruido. Cada vez son más los monitores, dispositivos y equipos que ayudan al tratamiento y control del paciente neonatal. Sin embargo, cada uno de estos suele llevar un tipo de alarma diferente, lo que conlleva un gran número de sonidos diferentes que resultan contaminantes en el entorno de la UCIN. Además, estos  sonidos redundantes pueden interrumpir los procesos de atención del personal sanitario y causar errores u omisiones en los cuidados.

Soluciones frente a los altos niveles de ruido en hospitales

Con respecto a las posibles soluciones para mejorar estos elevados niveles acústicos, existen medidas de diverso tipo. Por ejemplo, las mejoras arquitectónicas de las unidades (materiales absorbentes de ruido o suelos silenciosos), la distribución de los pacientes más vulnerables a zonas más protegidas con horarios de acceso de personal restringidos, horas de silencio/descanso y programas de formación de personal sanitario para concienciar y  difundir los riesgos potenciales del ruido.

También pueden utilizarse sonómetros comerciales que miden la intensidad de sonido y proporcionan una señal de advertencia si los niveles son elevados.

La colocación de  protectores en los oídos (orejeras o tapones) en los pacientes puede ser otra medida a tomar. Sin embargo, aunque parece que pueden aumentar las horas de sueño y reducir el estrés,  se desconoce sus efectos a largo plazo y generan dudas respecto sobre la falta de estímulo auditorio que podrían ocasionar ya que la privación de la voz materna puede retrasar la maduración cerebral auditiva del habla y la adquisición del lenguaje.

Por último la  industria biomédica actual está apostando por implementar sistemas de monitorización  y control de alarmas más inteligentes en la UCIN, con la idea de que sean menos nocivos y menos contaminantes desde el punto de vista acústico además de más seguros y eficientes. Todo ello con la intención de  reducir las consecuencias nocivas  que el ingreso prolongado puede tener sobre el recién nacido y su familia junto con una mayor satisfacción  personal sanitario.

---

La doctora Ana Riverola ha participado hoy 6 de noviembre en el Simposio: Innovations in NICU como parte del Congreso Internacional de Medicina Perinatal de Madrid

Info del evento: http://www.wcpm2015.com/
Podéis seguir el evento en Twitter a través del hashtag: #12wcpm2015

 

Philips respeta su privacidad. Utilizamos las cookies para varios propósitos, tales como asegurar la funcionalidad del sitio web, mejorar la experiencia del usuario, garantizar la integración de las redes sociales y mostrar publicidad (selectiva).

Al continuar con su visita a nuestro sitio web, da su consentimiento a nuestro uso de las cookies. Sin embargo, puede cambiar la configuración de las cookies en cualquier momento.

Más información.

Aceptar