Miércoles 02 mayo 2018

Apnea del sueño: ¿estamos en el punto de inflexión?

Más de un millón y medio de personas padecen en nuestro país el síndrome de apnea obstructiva del sueño (SAOS). Los síntomas más notorios son la somnolencia diurna, el ronquido o alteraciones como la falta de concentración o la pérdida de memoria. Todo ello, junto con el riesgo cardiovascular que conlleva la falta de descanso, empeora la calidad de vida del paciente y genera elevados costes para los sistemas de salud.

Así, la apnea del sueño se ha convertido en un problema de salud pública por su alta prevalencia y comorbilidades asociadas. A pesar de que se trata de una enfermedad diagnosticable y tratable, se estima que más del 70% de los pacientes se encuentra sin diagnosticar. De su diagnóstico, terapia y adherencia se habla estos días en la XXVI Reunión Anual de la Sociedad Española del Sueño (SES).

Duerme bien, fortalece tu vida

Estoy convencido de que el descanso diario es uno de los pilares fundamentales de la salud, junto con la alimentación y la actividad física. Según la Sociedad Española del Sueño, más del 50% de la población tiene dificultades para conciliar el sueño y, en muchas ocasiones, se debe a alguno de los más de 100 trastornos del sueño identificados. La apnea, junto al insomnio, es el más frecuente.

Entre las consecuencias de la privación del sueño podemos citar la diabetes, el ictus y un riesgo elevado de infarto. Y es que se ha demostrado que existe cierta asociación entre el índice de apneas/hipopneas (IAH) y los altos niveles de presión arterial de los pacientes que la sufren. Tal y como señala la Dra. Patricia Lloberes, de la Sociedad Española del Sueño, “los pacientes de apnea del sueño grave mueren por enfermedad cardiovascular”.

El lema del congreso de este año, “Duerme bien, fortalece tu vida”, pone de manifiesto la necesidad de potenciar un aspecto fundamental en el cuidado de la salud al que a veces no prestamos toda la atención que debiera. Concienciar desde la atención primaria, incorporar los hábitos de sueño en la historia clínica del paciente e identificar los posibles grupos de riesgo, es el primer paso para hacer del descanso diario un verdadero pilar de la salud.

La tecnología al servicio del sueño

Uno de los principales retos en el abordaje de la apnea del sueño radica en la adherencia y el cumplimiento del tratamiento.  Debido a esta falta de adherencia existe un alto porcentaje de abandono de la terapia antes de empezar a mejorar sus parámetros clínicos.

Por ello, durante los últimos años, la tecnología ha centrado sus esfuerzos tanto en mejorar el diseño de los equipos de CPAP (presión positiva de aire continua), como facilitar a los pacientes, herramientas de seguimiento y monitorización para controlar su progreso en la enfermedad.

La motivación es una de las causas por la que los pacientes abandonan el tratamiento. Por eso, ya existen aplicaciones que permiten al propio paciente realizar un seguimiento oportuno de su evolución y compartir esos datos con su médico, lo que le motiva a cumplir con su tratamiento. Se ha demostrado que aplicaciones como esta mejoran la adherencia al tratamiento. Así, datos, tecnología y personas están conectados en tiempo real.

Los expertos en neumología en España afirman que la telemedicina y las herramientas e-health mejoran la atención a los pacientes de apnea del sueño y disminuyen el número de visitas a la consulta. El hecho de que los profesionales puedan telemonitorizar a sus pacientes con apnea les permite hacer una gestión virtual del tratamiento. De este modo, y en función de los datos recogidos, el médico puede cambiar los ajustes de presión, enviar notas a los responsables de la atención domiciliaria y realizar un seguimiento del paciente de manera segura, confiable y personalizada.

Aunque todas estas novedades que se presentan estos días en la XXVI Reunión Anual de la Sociedad Española del Sueño contribuyen a mejorar la calidad de vida de los pacientes con SAOS, no debemos olvidarnos de la necesidad de concienciar sobre la importancia del sueño y la prevención de sus trastornos asociados.

Considero que estamos en un momento clave en la prevención, diagnóstico y tratamiento del Síndrome de Apnea Obstructiva del Sueño (SAOS). Los expertos coinciden en que se trata de un problema de salud pública, pero el infradiagnóstico continúa siendo muy elevado. La población en general aún no es consciente de los graves problemas que puede acarrear para nuestra salud y es imperioso que entre todos cambiemos esto.

Además, no podemos obviar que el tratamiento de la apnea del sueño supone un consumo importante de recursos sanitarios y una atención continuada de las personas que la padecen. Por eso, es necesario involucrar a todos los niveles asistenciales, especialmente a la atención primaria, para que la apnea del sueño deje de ser una enfermedad invisible. Eventos como el que se está celebrando estos días en Barcelona contribuyen a visibilizar esta enfermedad y a construir una sanidad sin límites, en la que el paciente es el protagonista.

Fuentes de referencia: 

 

Philips respeta su privacidad. Utilizamos las cookies para varios propósitos, tales como asegurar la funcionalidad del sitio web, mejorar la experiencia del usuario, garantizar la integración de las redes sociales y mostrar publicidad (selectiva).

Al continuar con su visita a nuestro sitio web, da su consentimiento a nuestro uso de las cookies. Sin embargo, puede cambiar la configuración de las cookies en cualquier momento.

Más información.

Aceptar