Miércoles 15 marzo 2017

Nuevos modelos de asistencia: el médico en el hogar 24/7

La esperanza de vida se ha ido incrementando paulatinamente en las últimas décadas. Un hecho que no sólo refleja un logro de los actuales sistemas de salud, sino que también supone un reto en la atención sanitaria universal. Cada vez más personas necesitan más cuidados en cada etapa de su vida, una atención especializada y personalizada que conlleva un mayor gasto y una inversión de los recursos disponibles destinados a la mejora de la calidad asistencial.

En este camino hacia la salud del futuro, la tecnología tiene un papel fundamental en la optimización del flujo de trabajo sanitario y aunque el trayecto sea largo, los expertos apuntan hacia la telemedicina como una de las herramientas más adecuadas para aliviar el actual colapso de los sistemas de salud.

Carlos Mateos, vicepresidente de la Asociación de Investigadores de eSalud (AIES), afirma que este tipo de atención remota “es uno de los factores que más pueden ayudar a reducir el gasto sanitario, que crece cada año debido al envejecimiento de la población y el aumento de enfermos crónicos o dependientes”.

La implantación de la telemedicina y su uso en los centros sanitarios

La gestión remota de pacientes es ya una realidad aunque su implantación es todavía discreta. Según un estudio publicado en 2013 por IESE y Telefónica, entre un 3% y un 11% de los profesionales de la salud utiliza la telemedicina. Por otra parte, tan solo entre un 5% y un 12% de los pacientes hacen uso de este tipo de servicios para gestionar sus enfermedades.

Sin embargo, la disposición para utilizar la telemedicina entre los pacientes es muy alta. Así, alrededor de un 70% de las personas encuestadas en dicho estudio manifestaron que nunca se les había ofrecido esta posibilidad pero que, de ser así, estarían dispuestos a utilizarla. Por el contrario, tan solo un 7% de los pacientes afirmó que había tenido la oportunidad de hacer uso de la telemedicina pero que había preferido no hacerlo.

En España diversos centros hospitalarios llevan a cabo interesantes y exitosas experiencias de teleconsultas. En Galicia, por ejemplo, se desarrolla un premiado proyecto de seguimiento de pacientes pulmonares y en la Comunidad Valenciana trabajan desde hace más de cinco años en Teleictus, un programa de videoasistencia que permite que los hospitales que no disponen de atención neurológica continuada ofrezcan este servicio.

El papel de la teleasistencia a lo largo de nuestra vida

El seguimiento domiciliario de pacientes crónicos es uno de los ámbitos más desarrollados dentro de la telemedicina. Gracias a dispositivos tecnológicos, se monitorizan datos clave para conocer la evolución del enfermo, trasladando la atención sanitaria a los hogares, lo que supone una notable mejora en la calidad de vida del paciente y e impulsa su empoderamiento.

Aplicaciones que recuerdan al enfermo que debe tomar su medicación y aumentan la probabilidad de adherencia a los tratamientos o dispositivos wearables que permiten recoger información para hacer un seguimiento de la evolución de los pacientes, son herramientas que ya forman parte del día a día de muchos enfermos crónicos.

Sin embargo, aunque asociamos telemedicina a la atención de las personas mayores y los pacientes crónicos, la atención sanitaria remota puede acompañarnos en diferentes momentos de nuestras vidas, desde el nacimiento hasta la vejez.

El nacimiento de un bebé es siempre un acontecimiento especial y su cuidado es para los padres y madres una prioridad. En este sentido, los progenitores ya pueden disponer de un servicio de pediatría con cuadro médico y plataforma de atención propios, que les proporciona una gran seguridad.

El cuidado activo y preventivo es un elemento clave para lograr unos sistemas sanitarios más eficientes y sostenibles. Tener un control sobre nuestra salud de una manera natural a través de diferentes soluciones conectadas, entre las que la telemedicina ocupa un lugar preeminente, nos ayudará a lograr ese objetivo.

En este contexto, las nuevas tecnologías constituyen la herramienta principal para lograr un cambio en el modelo sanitario, abarcando todas las etapas del Health Continuum, mejorando la calidad de vida de los pacientes y su experiencia en el sistema de salud.

Y en esta transformación del sistema de salud actual, ¿cuáles son las mejores herramientas para impulsar el uso de los sistemas conectados de telemedicina? Innovación, tecnología y, sobre todo, actitud integradora de quienes se sitúan en el centro del cuidado sanitario: profesionales y pacientes.

Fuentes de referencia:

 

 

Philips respeta su privacidad. Utilizamos las cookies para varios propósitos, tales como asegurar la funcionalidad del sitio web, mejorar la experiencia del usuario, garantizar la integración de las redes sociales y mostrar publicidad (selectiva).

Al continuar con su visita a nuestro sitio web, da su consentimiento a nuestro uso de las cookies. Sin embargo, puede cambiar la configuración de las cookies en cualquier momento.

Más información.

Aceptar