Viernes 27 abril 2018

#SaludSinBulos: ¿cómo mejorar la calidad de la información sanitaria en la Red?

La esfera digital se ha convertido en la mayor fuente de información jamás conocida. En el sector de la salud, el hecho de poder consultar síntomas, tratamientos o incluso posibles diagnósticos de manera casi inmediata a través de una simple búsqueda, ha propiciado una situación en la que la información real se confunde, en demasiadas ocasiones, con datos tergiversados y bulos.

Por este mismo motivo, tal y como destaca Joaquín Rodrigo, director general de Sandoz Iberia, es importante que los profesionales de la salud, así como gestores, farmacéuticos o sociedades científicas, entre otros, se conviertan en líderes de opinión “con el fin de reducir al máximo los vacíos informativos”. Según Rodrigo, es necesario empezar a crear comunidades digitales seguras y “fieles al contenido” que sirvan como punto de referencia a los usuarios para “contrastar y verificar información sanitaria”.

Con este mismo objetivo nace la iniciativa #SaludsinBulos. Un proyecto que busca “identificar y desmontar los bulos de Salud en la Red”, tal y como indicaba hace poco uno de promotores, Carlos Mateos, en esta misma plataforma. Hoy, hacemos un repaso del informe publicado por la Asociación de Investigadores en eSalud (AIES), en colaboración con COM Salud y la Asociación Nacional de Informadores de la Salud (ANIS), “Documento de Consenso sobre las noticias falsas y bulos de salud en la Red”.

¿Cuáles son las principales carencias de la información sanitaria en Internet?

Ante la ingente cantidad de datos sanitarios presentes en la red, los profesionales coinciden en que existen tres problemas principales que repercuten en la fiabilidad de los datos sanitarios:

  • Problemas asociados a las fuentes y al contraste de la información que se comunica. Resulta fundamental que la información relativa a la salud provenga de una fuente totalmente fiable, veraz y, sobre todo, contrastada.
  • Problemas asociados al lenguaje que se usa en las comunicaciones. En necesario adaptar la información al público al que se dirige, dejar a un lado los tecnicismos y acercar los datos a la población de una manera fácil y sencilla de entender.
  • Problemas asociados a la profesionalidad, tanto en el rigor de la comunicación, como en el control de calidad de la misma.

Por su parte, los pacientes consideran que una de las principales razones por la que se producen los bulos sanitarios es por la escasa información disponible sobre determinadas enfermedades. Esto, junto al hecho de que en Internet es accesible a todo el mundo, hace necesario la incorporación de entidades profesionales que velen por la fiabilidad y el contraste de la información.

 ¿Cómo mejorar la calidad de la información sanitaria en la Red?

Ante la existencia de bulos o información tergiversada sobre salud, la Asociación de Investigadores de la eSalud a través del informe EHON, considera que además de aplicar sellos de calidad, las labores de concienciación y educación cobran especial importancia.

Por ejemplo, se propone la educación sobre herramientas de búsqueda de información científica y sanitaria, además de fomentar una capacidad crítica ante los datos disponibles. Sin embargo, todo ello no será suficiente si no contamos con profesionales involucrados en la esfera digital mediante contenidos de calidad.

Si tenemos en cuenta que la mayor parte de los bulos se propagan a través de las redes sociales y medios de comunicación, es importante contar con la presencia de personas formadas en salud dentro de la esfera digital. En este sentido, tanto los periodistas especializados en información sanitaria, como los propios agentes sanitarios, tienen la responsabilidad de elaborar, filtrar y difundir la información fiable, veraz y contrastada.

Y es que, en una sociedad en la que el empoderamiento del paciente cobra especial relevancia por su actitud positiva, es necesario también empoderar al profesional a través de las nuevas tecnologías. Con ello, no solo mejorará la responsabilidad por el cuidado personal, también la propia relación entre médico-paciente, la atención personalizada o el cuidado integral durante todo el Health Continuum.

Fuentes de referencia:

-          eSalud, EHON (2018), “Documento de consenso sobre las noticias falsas y bulos de salud en la red”. Asociación de investigadores en eSalud.

 

Philips respeta su privacidad. Utilizamos las cookies para varios propósitos, tales como asegurar la funcionalidad del sitio web, mejorar la experiencia del usuario, garantizar la integración de las redes sociales y mostrar publicidad (selectiva).

Al continuar con su visita a nuestro sitio web, da su consentimiento a nuestro uso de las cookies. Sin embargo, puede cambiar la configuración de las cookies en cualquier momento.

Más información.

Aceptar