Lunes 12 febrero 2018

Tecnología personalizada y predictiva para pacientes con diabetes

Durante las últimas décadas, la prevalencia de la diabetes ha ido aumentando de manera constante a la vez que lo hacían las tasas de obesidad y sobrepeso. Según la Organización Mundial de la Salud, unos 422 millones de personas sufren actualmente diabetes en todo el mundo.

Entre las principales consecuencias de esta enfermedad, destaca el aumento del riesgo de padecer un accidente cerebrovascular, ceguera, ataques cardiacos o insuficiencia renal. Sin embargo, es importante recalcar que las personas diabéticas pueden vivir mucho tiempo y con una buena calidad de vida si la enfermedad se detecta y se trata correctamente.

Prevención, control y compromiso; principales herramientas contra la diabetes

Mantener la estabilidad de la enfermedad requiere de una actitud constante y un compromiso activo por parte del paciente. Una vez diagnosticada, la persona deberá llevar a cabo un control continuo de su estado de salud y él mismo será responsable de administrarse el tratamiento correspondiente. Y en este ámbito, ¿cómo logramos mejorar la tasa de adherencia al tratamiento y la responsabilidad del paciente con su propia salud?

Esta debió ser la pregunta que se formuló Eduardo Jorgensen cuando, aún en su periodo de residencia, una niña con diabetes llegó a su consulta con la bomba de insulina y le dijo que no iba a continuar con su tratamiento.

Así empezó una aventura que lo llevó a convertirse en Innovador del Año de MIT Technology Review en España. Jorgensen recibió en 2017 esta distinción por el diseño de un dispositivo que permite tratar la diabetes de modo personalizado, predictivo y sin necesidad de usar agujas. La solución, que funcionaría como un páncreas artificial, conecta una app y un parche para la piel que libera insulina en el organismo en función de las necesidades del paciente. De este modo, el esfuerzo del paciente por mantenerse alerta disminuye y, como consecuencia, las probabilidades de adherencia al tratamiento aumentan.

Y es que, según la OMS, el incumplimiento de la terapia en una enfermedad crónica es la principal causa por la que no se obtienen todos los beneficios que los medicamentos pueden proporcionar a los pacientes. En la falta de adherencia también radica el origen de las complicaciones médicas y psicosociales de la enfermedad, la reducción de la calidad de vida de los pacientes y, por consiguiente, el desperdicio de los recursos asistenciales disponibles.

Por este mismo motivo, no solo es importante mantener medicamente estable al paciente, también lo es buscar e indagar en los posibles problemas que dificultan su adherencia a la terapia correspondiente. De este modo, y teniendo en cuenta que cada caso y cada persona es diferente, la personalización terapéutica se hace más imprescindible que nunca en el camino hacia la salud del futuro.

Ejemplos como el de Jorgensen ponen de manifiesto, una vez más, la situación del paciente como principal valor de un sistema sanitario que debe avanzar hacia la personalización. Solo así conseguiremos alcanzar un cuidado de la salud en el que se atiendan antes a las personas que a la enfermedad. Solo así conseguiremos un cuidado de la salud sin límites.

Fuentes de referencia:

 

Philips respeta su privacidad. Utilizamos las cookies para varios propósitos, tales como asegurar la funcionalidad del sitio web, mejorar la experiencia del usuario, garantizar la integración de las redes sociales y mostrar publicidad (selectiva).

Al continuar con su visita a nuestro sitio web, da su consentimiento a nuestro uso de las cookies. Sin embargo, puede cambiar la configuración de las cookies en cualquier momento.

Más información.

Aceptar