Viernes 07 marzo 2014

¿Cómo diferenciar las alergias de las intolerancias alimentarias?

Algo que noto con frecuencia como nutricionista es que, en general, existen dificultades para distinguir una intolerancia de una alergia alimentaria. En principio pueden parecer la misma cosa: “un alimento me sienta mal”. Sin embargo las diferencias son notables y estar adecuadamente formados e informados sobre ellas no es una cuestión sin importancia.

Me gustaría con este artículo arrojar más luz sobre estas diferencias, pues así será más fácil tomar medidas que nos ayuden a sentirnos mejor, conocer adónde debemos acudir y consultar con los profesionales adecuados que nos ayuden a seguir la dieta que necesitemos.

Diferencias entre alergias e intolerancias alimentarias

  • La hipersensibilidad NO alérgica a los alimentos o intolerancias alimentarias, debidas a factores digestivos o metabólicos, como las intolerancias a la lactosa o la fructosa, originadas por un déficit enzimático que dificulta la digestión de estos azúcares.

  • La hipersensiblidad alérgica a los alimentos, dada por el sistema inmunológico,que engloba:
    • Alergias no mediadas por los anticuerpos IgE (Inmunoglobulina E), que se producen por mecanismos distintos a las alergias clásicas y frente a proteínas y, que, por error, incluso los propios médicos denominan intolerancias, como la enteropatía a las proteínas de la leche de vaca y la celiaquía (gluten).
    • Alergias clásicas, mediadas por IgE, que aparecen tras consumir un alimento, como la leche y los huevos, los frutos secos, el marisco y ciertas frutas o pescados.

Una vez dicho esto ¿existen diferencias entre lo que experimenta una persona con alergia o con intolerancia alimentaria?

La principal diferencia es que en las alergias interviene el sistema inmunológico y en las intolerancias no interviene. Las alergias y las intolerancias comparten sintomatología, como las nauseas, diarreas o dolores gástricos.  

La intolerancia alimentaria se da cuando el cuerpo no puede digerir correctamente un alimento o uno de sus componentes. Mientras que las personas que tienen realmente alergias alimentarias necesitan generalmente eliminar el alimento causante de su dieta, las personas que sufren una intolerancia pueden consumir pequeñas cantidades del alimento o del componente alimenticio, sin que se den síntomas, excepto en el caso de personas que sean sensibles al gluten o al sulfito.  

Al compartir sintomatología, es difícil que las personas sepan si son intolerantes o alérgicas, es por eso por lo que los profesionales insistimos en que se visite al alergólogo para descartar posibles alergias.

Cabe decir que actualmente en nuestra sociedad, se están dando cada vez más casos de alergias e intolerancias. Seguramente por este motivo se ha incrementado también el número de test para diagnosticarlas. Es muy posible que haya pasado de una manera desproporcionada y, lo que es más preocupante, muchos de ellos aún no tienen validez científica.

Consejos ante la sospecha de intolerancias alimentarias 

  • Si se sospecha una reacción adversa intolerante o alérgica acudir a un especialista sobre el tema, un alergólogo.

  • Si ya se ha realizado un test de intolerancia alimentaria, acudir a un especialista en alergología para que compruebe la validez de los resultados.

  • Si se acude a un dietista-nutricionista, para que le adapte la pauta dietética, asegúrese de que esté colegiado.

  • El diagnóstico de la alergia o la intolerancia alimentaria se basa en una adecuada historia clínica y pruebas complementarias que dependen de cada persona. Debe ser tratado y consultado de manera individual.

  • Las pruebas de las alergias alimentarias son fiables, seguras y económicas y ahora no existe ningún otro método diagnóstico alternativo.

Una vez que ha sido diagnosticado, empieza todo un cambio en la vida de la persona. Hay variaciones en muchos aspectos, desde el lugar de la compra, los hábitos del día a día, los locales frecuentados…. Y sobre todo hay que iniciar un proceso para informarse de todo lo necesario para poder llevar a cabo la dieta adecuada.

Innovaciones que ayudan a vivir con alergia o intolerancia alimentaria

La industria alimentaria y todo lo que la rodea, está haciendo muchos avances para que las personas con una intolerancia o alergia alimentaria tengan una vida mucho más fácil.

Por una parte, se ha hecho un esfuerzo por mejorar el etiquetado de los productos y también han abaratado los precios de sus líneas especiales. Restaurantes y otros establecimientos, por otra, se implican cada vez más en conocer las diferentes necesidades para ofrecer menús adaptados. Son dos ejemplos de que la preocupación por estas cuestiones ha salido del ámbito de los estrictamente afectados para involucrar a otros sectores.

Y esta preocupación también ha alcanzado al mundo empresarial. Recientemente, una empresa valenciana ha sido premiada en la feria alemana Biofach por el desarrollo de un sistema que permite la elaboración de leches vegetales en casa. Así cada persona es capaz de elaborar bebidas a partir de alimentos como frutos secos, semillas o cereales.

En Italia, por citar otro ejemplo, apuestan por el vending para celiacos para las oficinas y lugares públicos. Una iniciativa empresarial que, de nuevo, se combina con el creciente interés por facilitar el desarrollo normal de la vida de las personas con intolerancias y alergias.

Todas estas innovaciones mejoran la vida de las personas alérgicas o con intolerancias. Cada vez más la industria se da cuenta de que es un problema creciente, el cual necesita soluciones y las está aportando.

Fuentes de referencia:

 

 

Philips respeta su privacidad. Utilizamos las cookies para varios propósitos, tales como asegurar la funcionalidad del sitio web, mejorar la experiencia del usuario, garantizar la integración de las redes sociales y mostrar publicidad (selectiva).

Al continuar con su visita a nuestro sitio web, da su consentimiento a nuestro uso de las cookies. Sin embargo, puede cambiar la configuración de las cookies en cualquier momento.

Más información.

Aceptar