Lunes 27 marzo 2017

¿Cómo lograr un consumo y una producción responsable? El papel de las empresas en la sostenibilidad eficiente

Vivimos en la era de la información y las nuevas tecnologías. Las personas tienen cada día una oferta de productos más amplia y de mayor calidad. Cada vez están más y mejor informados y no solo quieren saber qué están comprando sino también a quién. En este sentido, el compromiso de los fabricantes con una serie de valores éticos, sociales y medioambientales cobra especial relevancia en la toma de decisiones por parte de la sociedad.

Las personas buscan una garantía sobre el buen hacer de las marcas y no solo en lo que al cumplimiento de la legislación se refiere. Una serie de comportamientos éticos y sostenibles a través de la aplicación de los principios de la economía circular puede hacer que las personas inclinen la balanza de un lado u otro.

Una sociedad más formada, exigente y responsable

Según un informe de Forética, el 44% de los españoles afirmaba que había dejado de consumir un producto o servicio por consideraciones éticas, sociales o ambientales en 2014. Casi la mitad de los encuestados (49,9%) aseguraba haber comprado alguna vez o con frecuencia algún producto debido al “buen comportamiento” de la empresa.

Aproximadamente un 60% de las personas afirmaba que ante dos productos similares, compraría el más responsable a pesar de ser más caro, y un 20% aseguraba que solo lo haría en caso de tuvieran el mismo precio.

En este ámbito, y con el fin de conseguir una sociedad mejor, juegan especial relevancia los Objetivos de Desarrollo Sostenible promovidos por Naciones Unidas para 2030. Y es que cada vez más empresas y organismos nos adherimos a ellos con el compromiso de avanzar hacia una sociedad más sana y sostenible a través de una gestión eficiente de los recursos disponibles y unos modelos de consumo y producción responsables.

Uno de los principales retos pasa por la aplicación de los principios básicos de Economía Circular, que promueven un cambio desde el planteamiento lineal de “coger, hacer y desechar” hacia un enfoque de “hacer, usar y devolver”. Este planteamiento amplía la vida útil de los productos y establece un circuito económico basado en la continua renovación y mejora de los recursos disponibles. De este modo, no sólo aumenta el ahorro en costes de producción, también disminuye el uso de recursos naturales y se generan grandes beneficios medioambientales.

Sin embargo, también es necesario hacer partícipes a las personas de estos avances e implicarlos en ellos. Las nuevas tecnologías se presentan de este modo como una eficaz herramienta de difusión con un potencial de comunicación enorme y del que debemos valernos para optimizar, mejorar e impulsar la sostenibilidad en todos los ámbitos sociales, económicos y productivos. 

Herramientas para tomar decisiones con criterio

En el actual entorno de ruido informativo y nuevas tecnologías en el que se mueven las personas, las empresas tenemos el compromiso de ofrecer herramientas que le ayuden a tomar decisiones basadas en datos relevantes e independientes sobre seguridad, calidad, sostenibilidad o eficiencia.

Y en este contexto de sostenibilidad y confianza en los procesos de producción, la Asociación Española Fabricantes de Pequeños Electrodomésticos (FAPE), de la que Philips forma parte, también busca el compromiso de quienes tienen el deber de ofrecer las mejores soluciones mediante un compromiso social que genere un impacto positivo social y medioambiental.

Un ejemplo de ello lo representa el Sello “Confianza Electro”. Un distintivo de excelencia y confianza que se otorga a los fabricantes de electrodomésticos españoles que cumplen una serie de requisitos objetivos relacionados con la legislación y el cumplimiento de políticas de gestión de calidad, medio ambiente, prevención de riesgos laborales y sostenibilidad.

Y es que las empresas tenemos el deber de ser transparentes y responder a la demanda de los ciudadanos ofreciéndoles toda la información que le garantice que está adquiriendo un producto que cumple no solo con la normativa vigente, sino que el fabricante actúa de manera responsable hacia la sociedad y el medio ambiente.

En el ámbito de la salud, las empresas que nos dedicamos a ofrecer soluciones en base a las necesidades de las personas también tenemos el deber de comprometernos con la sostenibilidad y la eficiencia de los recursos disponibles. Y en Philips, ya hemos comenzado a aplicar algunos de los principios más importantes a través del diseño, la innovación y la eficacia en el mantenimiento de nuestros productos.

Preservar y equilibrar el uso de los recursos disponibles, a la vez que ofrecemos las soluciones más adaptadas a las necesidades de la población en un clima de transparencia e información disponible y accesible, es uno de los principales objetivos de las empresas cuyo objetivo primordial pasa por mejorar la vida de millones de personas a través de la innovación.

Para más información sobre "Confianza Electro":

Fuentes de referencia:

 

Philips respeta su privacidad. Utilizamos las cookies para varios propósitos, tales como asegurar la funcionalidad del sitio web, mejorar la experiencia del usuario, garantizar la integración de las redes sociales y mostrar publicidad (selectiva).

Al continuar con su visita a nuestro sitio web, da su consentimiento a nuestro uso de las cookies. Sin embargo, puede cambiar la configuración de las cookies en cualquier momento.

Más información.

Aceptar