Lunes 23 abril 2018

¿Cómo mejorar la calidad del aire? Claves para lograr espacios donde respirar mejor

Según datos de la Sociedad Española de Alergología e Inmunología Clínica (SEAIC), hasta un 33% de la población española tiene algún tipo de alergia. De entre ellos, la mitad, unos 8 millones de personas, desarrollan la alergia por exposición al polen.

Si a esto le añadimos que la contaminación ambiental tiene un efecto propulsor de las alergias y aumentan el impacto de las mismas en la calidad de vida, resulta fundamental comenzar a tomar pequeñas medidas que puedan ayudar a mejorar la salud de las personas alérgicas.

Relación entre la contaminación y la alergia

Los grados de alerta de polen en el ambiente varían desde un nivel bajo con menos de 50 granos por metro cúbico, hasta un nivel de alerta alto con más de 135 granos por metro cúbico. Sin embargo, hay que tener en cuenta que los gases contaminantes pueden repercutir en el aumento de los niveles de polen significativamente, un hecho que hace evidente la relación entre contaminación e incidencia de alergias.

Entre otras consecuencias, el aumento de la contaminación daña la mucosa del tracto respiratorio, lo que provoca una inflamación local y facilita la entrada de alérgenos al árbol respiratorio. Además, las partículas de diésel se adhieren al grano de polen y lo transportan fácilmente por el aire, extendiendo así la mala calidad del aire de manera casi natural.

Por otro lado, el calentamiento global provocado por los gases de efecto invernadero ha propiciado una situación en se han modificado los factores meteorológicos y los ciclos de polinización. Por tanto, el periodo de floración es cada vez más amplio y, como consecuencia, estamos más meses expuestos al polen. A esto, le añadimos que, tal y como señala la OMS, los niveles de polen y otros alérgenos también son mayores cuanto más calor haga.

Con todos estos factores, cada día que pasa se hacen más necesarias la adopción de ciertas medidas que ya no solo controlen la calidad del aire en espacios públicos, sino también de aquellos que podemos controlar de manera individual, como colegios, oficinas o nuestro propio hogar.

Mejorar la calidad del aire en espacios controlados

La SEAIC establece algunas medidas importantes a tener en cuenta en la mejora de la calidad del aire ambiental. Tanto las medidas tecnológicas, que incluyen el cambio de composición de combustibles o la modernización de los procesos industriales, como las no tecnológicas, que proponen el uso de la bici o el control de las especies alergénicas mediante podas, todos podemos contribuir a la mejora ambiental.

Y es que en nuestra casa, oficina o incluso en los colegios, también podemos controlar la calidad del aire que respiramos. Entre los principales elementos que afectan el aire en espacios interiores destacan alérgenos como el polen, los ácaros, el polvo, las partículas que desprenden nuestras mascotas o las esporas de moho ambientales.

Controlar los niveles de este tipo de partículas es un pequeño gesto de responsabilidad y la limpieza del aire también está en nuestras manos. En espacios controlados con una calidad de aire mejorada y una limpieza ambiental, las personas con alergia al polen pueden experimentar una reducción significativa en síntomas molestos como los ojos llorosos o enrojecidos, los estornudos, o las molestias en la nariz y en la piel.

Además, las últimas tecnologías permiten llevar a cabo un control en tiempo real y un seguimiento preciso que facilita el mantenimiento de la calidad del aire. Se trata de crear, poco a poco y bajo la contribución de todos, unos ambientes más limpios que mejoran ya no solo la calidad de vida de los pacientes con alergia, sino la salud de todas las personas que buscamos, cada día, respirar un poco mejor.

 

Fuentes de referencia:

 

Philips respeta su privacidad. Utilizamos las cookies para varios propósitos, tales como asegurar la funcionalidad del sitio web, mejorar la experiencia del usuario, garantizar la integración de las redes sociales y mostrar publicidad (selectiva).

Al continuar con su visita a nuestro sitio web, da su consentimiento a nuestro uso de las cookies. Sin embargo, puede cambiar la configuración de las cookies en cualquier momento.

Más información.

Aceptar