Martes 17 abril 2018

Dr. Gabriel Heras: “Buscamos ofrecer una atención excelente y centrada en las personas” (parte 2)

La gestión y optimización de los sistemas de alarmas en áreas de cuidados intensivos es uno de los temas más importantes en la mejora del entorno hospitalario. Tanto en esta tarea, como en la búsqueda e integración de medidas de humanización en centros sanitarios, la tecnología se sitúa como una herramienta fundamental en su desarrollo e implantación. En la segunda parte de esta entrevista, el Dr. Gabriel Heras analiza el papel de la tecnología sanitaria en la mejora de la experiencia del paciente, del profesional y de las familias, además de proponer algunas medidas para alcanzar una UCI amable y, sobre todo, humana. 

La gestión de alarmas es uno de los temas que también preocupan a los profesionales. ¿Cómo optimizamos su funcionamiento y reducimos el impacto en el paciente ingresado y en el flujo de trabajo hospitalario?

El ruido es otro de esos factores invisibles, y en los últimos tiempos se ha hecho evidente la necesidad de mejorar en este aspecto también y entre otras cosas, fomentar el descanso de nuestros pacientes. Pero es que los profesionales pasamos 30 años expuestos a alarmas que en la mayoría de los casos no aportan nada. Solo el hecho de darse cuenta ya pone en marcha mecanismos de acción, y para ello está también la tecnología, que hemos de ponerla al servicio de las personas y no al revés. A través de la experiencia de los pacientes y profesionales, se están diseñando diferentes proyectos que en los próximos años revolucionarán la gestión de alarmas con otros patrones, como señales lumínicas, vibratorias, alarmas exclusivamente en los controles de enfermería o a través de dispositivos móviles. Estamos muy expectantes en este sentido para ver las diferentes propuestas de la industria, que si no escuchan la experiencia del usuario, fracasarán.

Un ingreso en UCI no solo es dolor físico de las personas, también es sufrimiento emocional. ¿Cuáles son las claves para reducirlo o gestionarlo tanto para pacientes, como para familias y profesionales?

Tenemos la costumbre de hacer las cosas por los pacientes pero sin contar con ellos, pensando en que las soluciones son las que nosotros mismos elegiríamos para nosotros mismos. Muchos piensan que esta es la norma básica de la humanización: trata a los pacientes como te gustaría ser tratado.

Nuestra propuesta es un paquete de medidas de sentido común que atiendan y escuchen los tres grupos protagonistas, y que traten a las personas como a ellos les gustaría ser tratados, y que están centradas en la dignidad de cada ser humano. En el Manual de Buenas Prácticas de Humanización de los Cuidados Intensivos publicado por Proyecto HU-CI a finales de 2017, se recogen 159 medidas que se tienen o no se tienen, y muchas de ellas incluyen esas claves para la prevención y la reducción en la medida de lo posible, o bien para la gestión en el caso de que aparezca. El sufrimiento emocional es otro de los grandes invisibles no solo de la Sanidad, sino de la Sociedad.

¿Son las nuevas tecnologías un aliado de humanización en unidades de cuidados intensivos?

Por supuesto. Benditos aparatos que nos ayudan día a día a cambiar el pronóstico de los pacientes críticamente enfermos, y que puede servir para implementar mejoras en la comunicación con ellos y sus familias, entretenimiento, neurorrehabilitación, fisioterapia, etc. Estamos en la era de la tecnología y cosas como el Big Data o la Realidad Virtual han venido para quedarse y revolucionar la manera de hacer las cosas. Pero no hay que olvidarse de que la tecnología ha de estar al servicio de las personas y no al revés. Como ya he señalado, el trato humano es tecnología punta, y hay que desarrollarla al máximo para ponerla al servicio de nuestros pacientes y sus familias.

Para terminar, ¿cómo imagina una UCI amable, humanizada y centrada en las personas?

La semana pasada, NEJM Catalyst publicó las líneas de investigación del Proyecto como un ejemplo de rediseño de los cuidados y una propuesta innovadora. La UCI amable, humanizada y centrada en las personas para Proyecto HU-CI pasa por el cumplimiento uniforme a nivel mundial de las 159 buenas prácticas en humanización. La certificación de UCI nos dará información hard sobre como este cambio en el modelo de gestión va a repercutir en la mayor satisfacción de pacientes, familias y profesionales, en la disminución de estancias en UCI y en el hospital, la reducción del uso de fármacos, los días de ventilación mecánica, las secuelas y ojalá tenga impacto en la disminución de la mortalidad. Por otro lado, estamos convencidos de que este método de hacer las cosas repercute en la reducción del desgaste profesional.

Son muchos años haciendo intensivos de una forma y gracias a ello somos referencia mundial, con cifras de supervivencia increíbles. Ahora es tiempo de mejorar en el trato, estamos preparados para ello y es el momento adecuado, puesto que al fin y al cabo todos preferiríamos ser pacientes de hospitales con H, y los profesionales querrían trabajar en Hospitales humanizados. Y esto es una responsabilidad de todos: pacientes, familias, profesionales, gestores, industria y autoridades sanitarias.


Puedes leer la primera parte de esta entrevista, aquí.

 

 

 

Philips respeta su privacidad. Utilizamos las cookies para varios propósitos, tales como asegurar la funcionalidad del sitio web, mejorar la experiencia del usuario, garantizar la integración de las redes sociales y mostrar publicidad (selectiva).

Al continuar con su visita a nuestro sitio web, da su consentimiento a nuestro uso de las cookies. Sin embargo, puede cambiar la configuración de las cookies en cualquier momento.

Más información.

Aceptar