Miércoles 17 enero 2018

Enfermedades y emociones - ¿Cómo integrar las emociones en los procesos asistenciales?

“Atendiendo a la persona que tiene la enfermedad, y no solo la enfermedad que tiene la persona”

Las emociones de los pacientes en relación con su enfermedad impactan en su calidad de vida y, cada vez con más evidencia, en la propia enfermedad. Empoderar al paciente implica enseñar a gestionar la enfermedad y también las emociones. Pero no podemos dejar de lado las emociones de los profesionales sanitarios en el ejercicio de su profesión y su impacto en la experiencia del paciente. El nuevo sistema de salud debe ser capaz de integrar las emociones de ambos colectivos en los procesos asistenciales, como oportunidad de mejorar la experiencia de pacientes y profesionales y los resultados de salud.

La enfermedad afecta no solo al cuerpo, sino también a las relaciones, la autoestima y el comportamiento de quienes la padecemos y nuestro entorno cercano.

Sentimientos de enfado/rabia, tristeza/depresión, miedo/terror, frustración, confusión, impotencia, vergüenza, desconcierto, sentirse un bicho raro, son solo algunas de las emociones que pueden experimentar los pacientes crónicos a lo largo de su vida con su condición crónica.

¿De qué dependen estas emociones? De múltiples factores, como, por ejemplo, la gravedad de la enfermedad, las limitaciones físicas que supone, las incapacidades que conlleva, si es de nacimiento o no y otras muchas. Pero sobre todo dependen de la persona, su situación vital y cómo afronta la vida con su enfermedad.

Todos los pacientes crónicos, independientemente de la patología, en mayor o menor medida, tienen que reenfocar sus vidas, entender sus posibilidades y limitaciones, moviéndose a través de etapas de pérdida de calidad de vida y superándolas, encontrando nuevas formas de sentirse bien consigo mismo y con sus vidas.

Disponemos de un sistema sanitario técnicamente muy bueno, pero podemos incorporar procesos y dinámicas que no solo contribuyan a optimizar la experiencia del paciente y del profesional sanitario en todo el proceso asistencial, sino que afecte positivamente a los resultados de salud. En este encuentro, hemos reflexionado sobre estas preguntas:

¿Qué emociones experimenta el paciente crónico en relación a su enfermedad?, ¿Cómo afectan estas emociones a su relación con el profesional sanitario y a su experiencia en todo el proceso asistencial?, ¿Qué emociones experimenta el profesional sanitario en el ejercicio de su profesión?, ¿Cómo afectan estas emociones a su relación con el paciente y a la experiencia de ambos en el proceso asistencial?, ¿Podemos integrar las emociones de ambos en los procesos asistenciales?, ¿Cómo podemos hacerlo?

Conozca las conclusiones del encuentro "Enfermedades y emociones" del Cluster for Patient Empowerment aquí.

 

 

Philips respeta su privacidad. Utilizamos las cookies para varios propósitos, tales como asegurar la funcionalidad del sitio web, mejorar la experiencia del usuario, garantizar la integración de las redes sociales y mostrar publicidad (selectiva).

Al continuar con su visita a nuestro sitio web, da su consentimiento a nuestro uso de las cookies. Sin embargo, puede cambiar la configuración de las cookies en cualquier momento.

Más información.

Aceptar