Jueves 17 mayo 2018

La cardioprotección en espacios públicos salva vidas

Cada año se producen en nuestro país más de 24.000 paradas cardiacas, de las que aproximadamente el 80% tienen lugar en la vía pública u hogares. La tasa de supervivencia, que ronda tan solo el 5%, refleja la necesidad de difundir información sobre técnicas de reanimación cardiopulmonar (RCP) o uso del desfibrilador semiautomático (DESA) entre los ciudadanos.

Con el fin de impulsar la salud cardiovascular y difundir la necesidad de saber actuar en caso de accidente, se convoca, este sábado 19 de mayo, una jornada de reanimación cardiopulmonar destinada a batir el Récord Guinness de personas realizando una RCP durante cinco minutos. Paralelamente, el atleta Chema Martínez, realizará una carrera desde las Ramblas hasta el velódromo del Palma Arena #enmenosde10 minutos; tiempo máximo que debería transcurrir desde que se produce un accidente cardiorrespiratorio hasta que se produce la desfibrilación.

Además, desde Philips hemos lanzado un tuit solidario que tiene por objetivo completar la cardioprotección del Palma Arena. Por cada RT que se haga al siguiente tuit, donaremos en especie el equivalente a 1 euro hasta completar la dotación de desfibriladores precisos en el velódromo.

Difundir información sobre cardioprotección puede salvar vidas

Se estima que un acceso rápido a un DEA podría aumentar las probabilidades de supervivencia en 3 de cada 4 casos y, cuanto antes se actúe, menor es el porcentaje de riesgo de padecer secuelas. En el mundo del deporte, además, ya sea profesional o principiante, muere una media de 120 personas al año por esta causa en nuestro país. 

Según el informe “La implantación de los desfibriladores en zonas públicas: protocolos de uso y recomendaciones”, elaborado por el Consejo Español de Resucitación Cardiopulmonar y la Fundación Gaspar Casal, la desfibrilación es el único método eficaz para tratar el paro cardiaco.

Sin embargo, la implantación de desfibriladores públicos aún debe superar algunos retos  importantes. Entre ellos, la necesidad de mejorar el conocimiento de la incidencia y prevalencia de los accidentes cardiorrespiratorios o la demanda de una autorización explícita para el uso del DEA por parte de personal no sanitario que elimine el miedo en su utilización son algunos de los más destacados.

En esta labor de concienciación, las nuevas tecnologías juegan un papel fundamental por su potencial de difusión y comunicación. Y es que, tal y como refleja el informe Future Health Index del año pasado, el acceso a la información médica permite a la población conocer nuevos aspectos que impulsan una actitud responsable con su propio cuerpo. En el caso de la salud cardiovascular, tanto el cuidado del propio corazón, como el hecho de saber actuar ante un paro cardiaco, pueden suponer una diferencia vital para las personas.

Cuando se trata de salud, toda la información es poca. Aprovechar las nuevas tecnologías y su poder de difusión para fomentar el conocimiento sobre RCP o DESA está en mano de todos. Ciudadanos, profesionales, empresas y personajes conocidos como Chema Martínez tienen la oportunidad de conseguir nuevas mejoras en la salud poblacional. En esta ocasión, os animamos a firmar la petición que el atleta ha propuesto en Change.org para impulsar una normativa de ámbito nacional que promueva y mejore la cardioprotección en lugares públicos. Porque cuidar de nuestro corazón está en manos de todos.

Fuentes de referencia:

 

Philips respeta su privacidad. Utilizamos las cookies para varios propósitos, tales como asegurar la funcionalidad del sitio web, mejorar la experiencia del usuario, garantizar la integración de las redes sociales y mostrar publicidad (selectiva).

Al continuar con su visita a nuestro sitio web, da su consentimiento a nuestro uso de las cookies. Sin embargo, puede cambiar la configuración de las cookies en cualquier momento.

Más información.

Aceptar