Jueves 20 abril 2017

Los expertos hablan: ¿qué podemos hacer para mejorar la comunicación entre pacientes y profesionales? (parte 1)

Evaluar las necesidades del paciente y actuar en consecuencia a ellas no debería ser una acción puntual acotada a una consulta médica. La mejora de la relación entre los diferentes agentes implicados en el cuidado de la salud solo es posible a través de la optimización de la comunicación y, para ello, aún queda camino por recorrer.

En este sentido, conocer cuáles son nuestras asignaturas pendientes en cuestión de comunicación entre profesionales y pacientes es el primer paso en el camino hacia el cuidado sanitario personalizado y centrado en las personas. En esta ocasión, hemos querido conocer la opinión de algunos de nuestros colaboradores y este ha sido el resultado:

¿Cuáles son las mejores herramientas para mejorar la comunicación entre los agentes sanitarios? 

Federico Gordo, Jefe del Servicio de Medicina Intensiva del Hospital Universitario del Henares:
La comunicación entre los diferentes agentes sanitarios es fundamental, tanto para conseguir una atención sanitaria eficaz como eficiente. No es posible realizar una atención sanitaria realmente de calidad si no empleamos estrategias dedicadas a tener una comunicación activa y eficaz. Esto es importante tanto en la pirámide de mando dentro de los centros sanitarios, como la comunicación con la dirección ejecutiva de los centros. 

Para que esta comunicación sea eficaz lo más importante es darle un carácter bidireccional, debe haber un planteamiento serio y honesto de los principales objetivos de la atención sanitaria y de la disponibilidad de medios para prestar esta atención. No debe haber errores en los planes ejecutivos y fundamentalmente estos deben basarse en el valor de las diferentes intervenciones para conseguir los objetivos.

Es absolutamente vital la evaluación, no de los procesos, sino de los resultados que son el verdadero objetivo de la atención sanitaria. 

Manuel Sánchez LunaDirector médico de la Unidad de Neonatología del Hospital Gregoria Marañón de Madrid. Es presidente de la Unión Europea de Sociedades Neonatales y Perinatales:
Como en cualquier otro estamento, lo primero es la predisposición para la comunicación y el tiempo necesario. Ambas deben de estar además acompañadas de formación específica en técnicas de comunicación, algo que en nuestras universidades y escuelas de formación médica por desgracia no se le dedica la importancia suficiente. La confianza mutua es una de las bases de la comunicación y a ella se llega sólo con predisposición y tiempo, pero es necesario como he comentado una formación específica en técnicas de comunicación.

José Vicente Mascarell, autor del blog Mi vida con un catéter doble J:
Es de Perogrullo, pero la mejor "herramienta" que podemos poner todos para comunicarnos es "abrir nuestros oídos", esto es, escuchar. El paciente debe escuchar al profesional sanitario y atender a sus recomendaciones, prescripciones y consejos. También el profesional sanitario debe escuchar al paciente y no sólo para obtener la anamnesis. Este último puede también aportarle conocimiento al primero sobre la convivencia con la enfermedad, sobre los tratamientos y sus efectos, sobre la vida convaleciente y su entorno personal, laboral, etc. Muchas veces lo que hacemos es oír en lugar de escuchar o que si escuchamos lo hacemos para contestar y no para entender... Escuchemos todos, que como dijo Juan Luís Vives "Nada es fácil ni tan útil como escuchar mucho"

Chema Cepeda, Fundador de Salud Conectada:
Las redes sociales se han convertido en los grandes puntos de encuentro y colaboración para profesionales. Por un lado aquellas de tipo generalista (Facebook, Twitter y LinkedIn fundamentalmente) que son usadas también con fines profesionales. Y también otras más enfocadas al ámbito profesional o incluidas dentro de las intranets corporativas, que permiten una mayor privacidad y confidencialidad.

Tampoco debemos olvidarnos del poder creciente que están adquiriendo las herramientas de mensajería en la comunicación, con WhatsApp a la cabeza, por su gran inmediatez y facilidad de uso. Y finalmente otras tecnologías de trabajo colaborativo como son Documentos de Google o Dropbox ponen al alcance del profesional espacios en los que compartir información y trabajar en grupo de forma síncrona o asíncrona en el tiempo. En este sentido la comunicación es cada vez más inmediata y participativa, aunque no se suele concentrar en una única red o herramienta.


Joaquín Martínez, Responsable de Prevenci@ Formación y creador de la App “Primeros Auxilios fáciles”:
Una herramienta clave para establecer una correcta comunicación entre agentes sanitarios son las HABILIDADES SOCIALES. Quizá debería ser una asignatura más en la Facultad. El profesional sanitario debe "entrenar” sus HABILIDADES SOCIALES. Mejorará la relación entre compañeros y con los pacientes. En el escenario sanitario tenemos que ser capaces de interpretar nuestro papel de forma eficaz y eficiente. Para eso debemos asumir nuestro rol. 

Francisco Javier Rodríguez Recio, Jefe de Servicio de Radiodiagnóstico del Hospital de SegoviaFrancisco Javier Rodríguez Recio:
Es conocida la importancia de las redes sociales en esta comunicación, pero no debemos olvidar otras herramientas como las Webs y APP avaladas en sus contenidos por las sociedades científicas, no como elementos estáticos sino dinámicos con canales permanentes de comunicación y respuestas. 

En este entorno actual tan informatizado, deberíamos retomar el contacto directo con los pacientes en reuniones de especialistas médicos con ellos personalmente y sus asociaciones. No debemos olvidar que esta relación cercana es la más humana, da respuestas inmediatas a las dudas y temores, además de crear una mayor satisfacción al profesional sanitario y a los pacientes.


Nuria Sastre, Directora de Comunicación y RRPP de la Asociación para el Autocuidado de la Salud (anefp):
Si nos centramos en el entorno de las apps o los denominados juegos de salud, destacaría aquellas que facilitan la comunicación entre todos los agentes con el objetivo de mejorar la adherencia a tratamientos, prevención, pautas para el desarrollo de hábitos saludables o la propia formación de profesionales.

En este sentido, el Hackathon Nacional de Salud, convocado por la Asociación de Investigadores en eSalud (AIES) y la agencia COM Salud, que este año se celebra los días 9 y 10 de junio, es un buen ejemplo de la contribución que este tipo de herramientas pueden realizar a la comunicación entre todos los implicados en la cadena de la salud.

La plataforma de juegos Sonríe, desarrollada por investigadoras de la Universidad Politécnica de Madrid y Universidad Rey Juan Carlos y que tiene como objetivo la rehabilitación facial de niños con alteraciones neurológicas, es también otro ejemplo de herramientas que contribuyen a la comunicación entre todos los implicados en la cadena de la salud.


Óscar López de Briñas Ortega
, autor del blog ‘Reflexiones de un jedi azucarado’:
Al final, para que la relación médico-paciente sea adecuada y eficaz hay que comenzar por algo tan aparentemente sencillo como establecer una buena comunicación. No debe ser un monólogo, sino un intercambio de opiniones, preferencias, sensaciones… informaciones que se entrecruzan para tejer una correcta y productiva comunicación que nos permita llegar a un buen diagnóstico, una acertada prescripción y un eficaz sistema de escucha y seguimiento. Pero para ello, el profesional de salud debe ser habilidoso y conseguir implicar al paciente en la gestión de su salud y hacerle ver que sobre todo depende de él. No sigamos viendo al médico como un mecánico al que acudir cuando algo se rompe y al que ya no vemos hasta la próxima consulta. Esa mentalidad debe cambiar. Y para cambiar eso hace falta concienciar a la ciudadanía.

Carlos Mateos, Director de la agencia de comunicación COM Salud:
Las redes sociales son hoy una vía de comunicación sencilla y universal entre diferentes agentes, sobre todo con motivo de acontecimientos como días mundiales, eventos y noticias destacadas. Sin embargo sólo una minoría las utiliza activamente y en muchos casos se cae en el monólogo. Sería recomendable que las diferentes instituciones sanitarias hicieran un esfuerzo no sólo por promover el uso de redes sociales entre sus miembros sino en que fuera más participativo y eficaz. También existen plataformas de colaboración digitales cerradas que permiten el trabajo colaborativo.


Lola GaleotePsicóloga Sanitaria, Experta en Psicoterapia Relacional y Sicodramatista. Profesional libre:
Para mejorar la comunicación entre los agentes sanitarios es interesante implementar un sistema de Comunicación Interna, en el que participen activamente todas las personas implicadas, incluida la dirección (Trabajadores Sociales, Psicólogos, Médicos, Especialistas, Enfermeros, Auxiliares de Enfermería).

La Comunicación Interna, permite que los agentes sanitarios conozcan los objetivos que tiene su centro de trabajo (Hospitales, Centros de Salud, Residencias…), además de fomentar la motivación de cada miembro del equipo, lo que repercute positivamente en el rendimiento de los trabajadores, ya que estos se sienten más vinculados a su puesto de trabajo y en consecuencia a su empresa.

Una de las herramientas que se utilizan son los boletines o revistas internas, en los que se comparten temas de interés para el sector sanitario. Otra de las herramientas, son las reuniones periódicas, los desayunos de trabajo, en las que se puedan compartir los intereses, las inquietudes, las dificultades, la consecución de los objetivos, por ejemplo. También se suelen utilizar visitas de la Dirección a los centros y a la inversa, para que todos puedan conocer la labor de cada persona que forma parte de la entidad.

Estíbaliz Gamboa, Enfermera y responsable del programa Paciente Activo:
Lo primero creo que falta mucha formación en habilidades comunicacionales por parte de los profesionales sanitarios. Por lo que deberíamos empezar por fomentar formaciones en este aspecto tanto en los planes formativos universitarios de disciplinas como medicina, enfermería, fisioterapeutas, psicólogos, farmacéuticos......, como también en las formaciones de especializaciones o en los planes de formación continuada de los diferentes agentes. También es importante que se enseñe a la población a comunicar sus necesidades de manera concisa y priorizando, teniendo en cuenta los tiempos de los que se dispone en la relación con el sistema sanitario.

Otra herramienta indispensable a mi parecer es el tiempo, sobre todo cuando hay que hablar de temas difíciles, malas noticias o temas que precisan de un importante grado de comprensión por parte de los pacientes. Para una correcta comunicación se ha de tener un espacio de tiempo suficiente para lo que se quiera comunicar. Las prisas no son buenas compañeras de una buena comunicación.

 

Philips respeta su privacidad. Utilizamos las cookies para varios propósitos, tales como asegurar la funcionalidad del sitio web, mejorar la experiencia del usuario, garantizar la integración de las redes sociales y mostrar publicidad (selectiva).

Al continuar con su visita a nuestro sitio web, da su consentimiento a nuestro uso de las cookies. Sin embargo, puede cambiar la configuración de las cookies en cualquier momento.

Más información.

Aceptar