Lunes 11 diciembre 2017

Diagnósticos definitivos: hacia la sanidad sin límites

El diagnóstico es el primer paso en la mejora, el cuidado y el mantenimiento de nuestra salud. A partir de un diagnóstico preciso es posible prescribir un tratamiento adecuado y personalizado a cada paciente y, por esto mismo, desde Philips consideramos fundamental el papel de la radiología en la detección de las enfermedades y en buena parte de las decisiones de la salud.

Las innovaciones aplicadas a esta especialidad clínica han sido, un año más, el tema principal del Congreso Internacional RSNA (Sociedad de Radiología de Norte América) celebrado en Chicago del 26 de noviembre al 1 de diciembre y en el que Philips estuvo presente. Pero en esta importante cita anual no solo se abordaron las novedades en el ámbito de la radiología desde un punto de vista unitario, sino que también se discutió una necesidad sobre la cual llevamos tiempo trabajando; integrar diferentes áreas médicas para mejorar los flujos de trabajo y optimizar el sistema sanitario.

El diagnóstico forma parte de un proceso clínico integrado, que comienza en la detección pero que conlleva una serie de pasos e implica diferentes actores, teniendo siempre como protagonista al paciente. Lograr un diagnóstico definitivo es uno de los principales retos a los que nos enfrentamos y uno de nuestros objetivos en el camino hacia una sanidad sin límites.

La gestión integral de la información

Trabajar de forma rápida y a la vez eficiente. Ese es el objetivo de todos los que estamos involucrados en la gestión sanitaria, desde los equipos médicos y de enfermería, hasta los que nos encargamos de proveerles de todo el equipamiento necesario. Y es que para lograr un diagnóstico preciso lo antes posible es fundamental contar con imágenes de calidad y poder acceder a ellas de manera fácil, rápida y confiable.

En la actualidad cada centro sanitario gestiona una ingente cantidad de información médica procedente de consultas, pruebas o simples visitas de revisión. En este ámbito, resulta fundamental que estos datos clínicos o historial médico estén disponibles en el momento y el lugar en el que se tome decisiones relativas al cuidado de la salud de las personas. Por ello, es importante que los profesionales de diferentes áreas puedan acceder a las imágenes médicas y todos los datos del paciente desde diferentes puntos del centro sanitario o incluso desde el exterior, sin comprometer en ningún momento la confidencialidad de las personas.

Las empresas proveedoras de tecnologías de la salud tenemos la responsabilidad de proveer a los profesionales clínicos de las herramientas que les permitan compartir y gestionar no solo la información radiológica, sino toda la información clínica o histológica de cada paciente. Esto permite una toma de decisiones informada, confiada y más ágil que, a su vez, facilita diagnósticos más precisos, tratamientos menos invasivos y menos agudizaciones.

Soluciones conectadas para el diagnóstico definitivo

La tecnología de diagnóstico por imagen ha experimentado avances vertiginosos en las últimas décadas y promete seguir haciéndolo. Uno de los retos a los que nos enfrentamos en la actualidad es el de evitar las pruebas innecesarias y con ello las sobreexposiciones, optimizando así el gasto sanitario.

Según el Center for Information Technology Leadership at Harvard University (CITL) alrededor de un 20% de las pruebas de radiología en un hospital se duplican innecesariamente. Es aquí donde la tecnología debe brindar al profesional las herramientas necesarias para ayudarle a decidir qué pruebas son necesarias y en qué momento.

En este sentido, el llamado Big Data está proporcionando ya aportaciones interesantes. El aprendizaje automático es capaz de identificar patrones entre millones de datos de diferente naturaleza (Big Data) y predecir comportamientos a través de algoritmos. Estos análisis predictivos supondrán un gran avance hacia el diagnóstico definitivo.

Actualmente estamos centrados en la gestión del volumen de datos, pero es imperioso caminar hacia un modelo de atención sanitaria basada en el valor y en el uso óptimo de los recursos. Estoy convencido de que la conectividad y la digitalización deben ser el elemento integrador del Health Continuum. La clave es crear soluciones integradas que conecten personas, tecnología y datos a lo largo de todo el continuum de la salud. Solo si utilizamos la tecnología como una herramienta para eliminar las barreras en el conocimiento, podremos avanzar hacia el diagnóstico definitivo y el tratamiento personalizado. 

Fuentes de referencia:

 

Philips respeta su privacidad. Utilizamos las cookies para varios propósitos, tales como asegurar la funcionalidad del sitio web, mejorar la experiencia del usuario, garantizar la integración de las redes sociales y mostrar publicidad (selectiva).

Al continuar con su visita a nuestro sitio web, da su consentimiento a nuestro uso de las cookies. Sin embargo, puede cambiar la configuración de las cookies en cualquier momento.

Más información.

Aceptar