Viernes 02 septiembre 2016

Dr. Raimundo García del Moral: “Sin patología digital es difícil concebir la medicina personalizada del siglo XXI”

El Hospital Parque Tecnológico de la Salud de Granada se sitúa actualmente como el primer centro con un laboratorio de Anatomía Patológica completamente digitalizado de nuestro país. El Dr. Raimundo García del Moral, director de dicho laboratorio y Catedrático de Anatomía Patológica de la Universidad de Granada, es consciente de la necesidad de adaptar el trabajo actual a las nuevas tecnologías y, junto con su equipo, ha liderado la transformación de esta especialidad médica en la ciudad andaluza.

En Comparte Innovación, hemos querido conocer su opinión sobre la evolución del sistema de salud y su repercusión en el día a día del profesional sanitario. A través de la siguiente entrevista, el Dr. García profundiza en la situación, los beneficios y los retos de una especialidad fundamental en la personalización del diagnóstico y del tratamiento de las enfermedades. 

 
Como director de la primera Unidad de Anatomía Patológica totalmente digitalizada, ¿cómo se ha enfrentado al reto de esta transformación y cuáles son los nuevos retos de los laboratorios patológicos?

La anatomía patológica es la especialidad clínica que se ocupa del estudio por medio de técnicas morfológicas (es decir a partir de la visión al microscopio de las células y tejidos enfermos obtenidos mediante punciones o biopsias)  de las causas, desarrollo y consecuencias de las enfermedades. De esta manera el anatomopatólogo es el notario de la enfermedad; en numerosos casos a través de la observación microscópica que produce un informe anatomopatológico exacto,  puntual  y  completo  de cada  caso proporciona la información necesaria para establecer el diagnóstico que condiciona el tratamiento así como el pronóstico del paciente. Por este motivo y desde la patología clásica, en la que Rudolph Virchow fue el gran pionero,  el patólogo siempre ha ido acompañado indefectiblemente de su microscopio.

En un tiempo como el siglo XXI, donde ha ocurrido la revolución en las comunicaciones para pasar de un ciudadano objeto pasivo de la información, a otro  protagonista del mundo que vive a través de las redes sociales, la anatomía patológica en este momento se encuentra en disposición de realizar su propia revolución a través de la patología digital.

Para el laboratorio de Granada, que primero realizó la unificación de todos los laboratorios de la provincia en uno central situado en el nuevo Hospital del Campus de la Salud, la llegada de la patología digital a través de la compañía Philips, adjudicataria de la dotación instrumental del Hospital, ha supuesto un gran avance, además de un enorme desafío: la eliminación a medio plazo del microscopio para observar los tejidos, que es sustituido por la imagen digital.

A través de sofisticados escáneres, los portaobjetos convencionales que hasta ahora se observaban al microscopio se transforman en portaobjetos virtuales, susceptibles de ser analizados directamente en la pantalla del ordenador a aumentos progresivamente crecientes hasta llegar a visualizar células individuales en torno a 1000 aumentos, para que el patólogo, de un modo similar a como desde la imagen global de nuestro planeta que proporciona Google Earth, podemos llegar a localizar nuestro propio domicilio en el globo terráqueo, analice, fotografíe y diagnostique las enfermedades de un modo eficiente, seguro, reproducible y, sobre todo, susceptible de ser compartido en tiempo real con otros profesionales a través de Internet.

Curiosamente, en un laboratorio como el nuestro donde los patólogos muy veteranos aún tenemos mucho peso, el proceso está siendo sencillo. Todos nosotros hemos asumido las palabras del gran genio de la gastronomía española, Ferrán Adriá, para quien innovar simplemente es cambiar, en nuestro caso el microscopio por el ordenador, y sorprendentemente el proceso se está desarrollando de forma muy rápida hasta el punto de que antes del final de este año el 100% del trabajo de nuestra Unidad será soportado por imágenes digitales.

Big Data y digitalización de imágenes; ¿Cómo se aprovechan estos avances en tecnología en el campo de la anatomía patológica?

Las imágenes digitales aportan considerables mejoras al diagnóstico anatomopatológico ya que son: a) permanentes; b) inmutables; c) proporcionan imágenes de altísima calidad a pequeños aumentos; d) aceptan poner marcas posteriormente reproducibles que proporcionan mapas dinámicos del tejido, e incluso permiten el seguimiento del patólogo que las ha visto con anterioridad; e) se almacenan con facilidad sin ocupar espacio físico; f) proporcionan mayor ergonomía en el trabajo del patólogo y g) pueden ser reproducidas o manipuladas para mejorarlas así como ser compartidas, enviadas por correo electrónico o cualquier otro medio digital y visualizadas mediante streaming.

Por este motivo la patología digital permite llevar a la práctica en anatomía patológica el paradigma de compartir imágenes en tiempo real que caracteriza al siglo XXI (Facebook, Twitter), pudiendo  consultar casos a distancia con otros colegas para asegurar mejor el diagnóstico y conocer la opinión de los mayores expertos del mundo sin tener que mover las preparaciones histológicas por medio mundo, con el coste de tiempo y de transporte que ello suponía. Por tanto, la consecuencia inmediata de la patología digital es la posibilidad de realizar Telepatología empleando los elementos que la patología digital proporciona (imágenes virtuales, videomicroscopia, etc.) con el propósito de realizar diagnóstico primario o teleconsultas de segunda opinión. Adicionalmente al estar almacenadas en sistemas Big Data es posible aplicar algoritmos de apoyo al diagnóstico anatomopatológico sobre imágenes problema para, por ejemplo, buscar imágenes similares ya diagnosticadas en las grandes bases de datos distribuidas por el mundo y así mejorar y acelerar el diagnóstico propio.

¿Cuáles son las principales ventajas de la digitalización de la anatomía patológica para los profesionales sanitarios y los pacientes?

Durante el diagnóstico diario al microscopio el patólogo debe documentar sus diagnósticos aportando dimensiones de las lesiones, áreas ocupadas por tumores, porcentajes  de células que expresan un determinado marcador, en muchos casos susceptible de ser destruido por un nuevo fármaco en el caso del cáncer, fotografías del caso, etc.  Hasta ahora esto se ha venido realizando de forma manual con un enorme consumo de tiempo para el patólogo. La patología digital lo resuelve de forma casi instantánea mediante software de apoyo que realiza el trabajo de forma muy eficiente y segura.

 Adicionalmente la eliminación del microscopio de la práctica diaria supone una espectacular mejora de las condiciones ergonómicas de trabajo de los anatomopatólogos ya que  la cervicoartrosis por la permanencia de horas con la cabeza inclinada ante el microscopio es la enfermedad laboral más prevalente entre nuestros profesionales, que casi en un 80% la padecen a partir de los 50 años de edad.

Y al sistema sanitario en general ¿cómo le repercute?

La posibilidad de compartir diagnósticos y hallazgos microscópicos entre diferentes colegas, incluyendo los de mayor experiencia, incrementa de forma muy notoria la equidad en la asistencia sanitaria anatomopatológica de los pacientes, que puede llegar a ser idéntica en los hospitales comarcales a la de los grandes hospitales con mayores medios diagnósticos.

Desde el punto de vista económico una mejora notable es la eliminación de todo tipo de transporte logístico entre centros para mover preparaciones histológicas, que son compartidas en tiempo real por los distintos laboratorios, como ocurre en la provincia de Granada donde en muy breve plazo se compartirán todas las imágenes histológicas entre los hospitales comarcales de las áreas Sur y Noreste de la provincia de Granada con el gran hospital del Campus de Ciencias de la Salud.

Finalmente, la eliminación del almacenaje a largo plazo de los portaobjetos de cristal, que ocupan cientos de metros cuadrados en cada centro, optimiza los espacios físicos y evita su continuo transporte a los despachos médicos de diagnóstico.

El diagnóstico se vuelve cada vez más preciso gracias a la revolución tecnológica ¿Cómo explicaría la relación entre patología digital y personalización del tratamiento?

La patología digital, que identifica de forma absolutamente unívoca mediante códigos de barras bidimensionales a cada preparación virtual con el paciente de donde se obtuvo, elimina eventuales errores y permite una clasificación perfecta de cada caso. Además aplicando software específico es posible cuantificar con absoluta precisión las lesiones e identificar y medir posibles marcadores que sean objetivo de los nuevos fármacos moleculares actualmente disponibles para el tratamiento de las enfermedades. Es decir, sin patología digital es difícil concebir la medicina personalizada del siglo XXI.

En el flujo de trabajo sanitario, compartir la información supone multiplicar el conocimiento. En el caso de los laboratorios patológicos, ¿cómo repercute la tecnología a la integración de equipos multidisciplinares?

Como la mejor palabra que define a la patología digital es el verbo compartir, pues ya está dicho casi todo. La base de trabajo de un equipo multidisciplinar del siglo XXI es compartir la información sobre la que se sustenta su trabajo. En el caso de la anatomía patológica en 80% de la información está contenida en las imágenes de las lesiones del paciente, que mediante la Telepatología pueden ser manejadas en tiempo real por todo el equipo. Más aún, mediante esta tecnología es posible, por ejemplo, que las imágenes diagnósticas de los casos de un ensayo clínico de un nuevo fármaco, que en muchos casos es muticéntrico entre hospitales distribuidos por todo el mundo, puedan ser compartidas en tiempo real por todos los investigadores participantes en el ensayo.

Cada vez más, se produce un descenso en el número de patólogos. ¿Cree que puede ayudar la inclusión de la tecnología a aumentar el número de profesionales en esta especialidad?

En los últimos años y como muchas otras especialidades médicas, la anatomía patológica  está sufriendo una pérdida progresiva de profesionales con experiencia. Las razones son varias pero aquí me gustaría destacar dos: 1) la elevada tasa de jubilación de profesionales con dilatada experiencia que ahora padece nuestra especialidad Esto hace que en los pequeños hospitales comarcales ya existan enormes dificultades para conseguir jóvenes patólogos que se incorporen a ellos y 2) el relativamente escaso atractivo que la anatomía patológica tiene para los mejores candidatos, sobre todo porque hasta ahora y frente a otros procedimientos de diagnóstico por imagen como la radiología o la medicina nuclear, la anatomía patológica no disponía de sofisticados instrumentos de trabajo que fuesen un atractivo adicional para los futuros especialistas. Ahora mediante la patología digital es posible que las preparaciones histológicas que se realizan en los centros más pequeños, incluyendo biopsias intraoperatorias, puedan ser analizadas a distancia por Telepatología en los laboratorios centrales de referencia, y los candidatos a patólogos tienen una nueva herramienta de gran futuro acorde con la evolución tecnológica del momento, lo que abre camino a que los jóvenes candidatos a especialista que resultan de las convocatorias de plazas de Médicos Internos y Residentes opten con mayor ilusión por una especialidad que se ha renovado a tono con la evolución tecnológica que se está realizando en el siglo XXI.

¿Qué supone para la profesión y para los agentes de salud la democratización del diagnóstico gracias a la digitalización de la anatomía patológica?

Creo que parte de esta pregunta ya está contestada en las anteriores respuestas. Además puede añadirse que la patología digital también mejora de forma sustancial el tiempo de espera diagnóstica de los pacientes y profesionales que los atienden, puesto que disminuyen los plazos de tiempo entre consultas de imágenes y eliminan el tiempo de transporte de portaobjetos entre los distintos centros.

¿Hasta qué punto está implementada la patología digital en España?

Aunque muy útil y novedosa, la patología digital aún es una tecnología relativamente cara, por lo que su implantación a nivel mundial y nacional se está produciendo con cierta lentitud. En Europa y España son contados los grandes laboratorios que tienen implementada totalmente el uso de la patología digital en el diagnóstico diario. Si bien existen diversos escáneres de porta objetos disponibles en el mercado, son contados los centros donde se produzca la integración completa de las imágenes digitales con los sistemas informáticos de gestión del laboratorio y las historias clínicas electrónicas de los pacientes. Entre ellos el sistema IntelliSite© de la Compañía Phillips, que es el instalado recientemente en Granada, quizás es el sistema más útil y versátil. Precisamente esta aplicación ha sido la instalada en el nuevo Hospital del Parque Tecnológico de Ciencias de la Salud de Granada, que ha convertido a nuestro laboratorio en el más avanzado existente en España donde la patología digital se utiliza rutinariamente en el diagnóstico de los pacientes.

 

Philips respeta su privacidad. Utilizamos las cookies para varios propósitos, tales como asegurar la funcionalidad del sitio web, mejorar la experiencia del usuario, garantizar la integración de las redes sociales y mostrar publicidad (selectiva).

Al continuar con su visita a nuestro sitio web, da su consentimiento a nuestro uso de las cookies. Sin embargo, puede cambiar la configuración de las cookies en cualquier momento.

Más información.

Aceptar