Jueves 21 abril 2016

El papel de las nuevas tecnologías en el cuidado responsable y la adopción de hábitos saludables

El desarrollo y la continua investigación ha permitido alcanzar un alto grado de desarrollo en la industria sanitaria. Grandes avances con los que hemos llegado a controlar y erradicar ciertas enfermedades y con los que hemos logrado grandes descubrimientos en lo que a salud se refiere. Sin embargo, aún tenemos tareas pendientes y la creciente incidencia de las enfermedades crónicas, junto con la adopción de hábitos de vida cada vez peores, son dos de ellas.

Las cardiopatías, enfermedades cerebrovasculares o la diabetes serán las principales causas de defunción en los próximos años. La nutrición, el estrés, los malos patrones de sueño y los niveles de actividad física juegan un papel clave en el desarrollo de este tipo de enfermedades y sitúan a los pacientes que las sufren en un plano de vigilancia continua, generando también un alto coste para el sistema de salud.

Las medidas de prevención, junto con el desarrollo de la tecnología adecuada para el control de las enfermedades crónicas y la adopción de hábitos saludables, contribuirían de manera significativa tanto a la calidad de vida del paciente como a la descongestión de la carga del sistema sanitario.

Envejecimiento poblacional y aumento de la cronicidad

La esperanza de vida mundial se sitúa actualmente en una media de 70 años. Según datos oficiales, se estima que entre 2015 y 2050, la población mundial de más de 60 años pasará de 900 millones de personas a 2.000 millones.  

Los sistemas de salud globales no se encuentran preparados para abordar una situación en la que gran parte de la población sufre enfermedades crónicas o síndromes geriátricos. El proceso de adaptación pasa por aprovechar las nuevas tecnologías y ofrecer nuevos sistemas integrados y específicos. En el caso de las personas de edad avanzada, uno de los objetivos principales es que los nuevos diseños les permitan mantener su independencia.

Con este objetivo, Philips y la Universidad de Leiden continúan su colaboración y trabajo conjunto para investigar sobre el envejecimiento activo y el cuidado responsable de la salud.

A través del desarrollo de tecnologías portátiles,  ambas organizaciones buscan nueva información y datos sobre la relación entre el estilo de vida y el estado de salud en personas mayores.

El objetivo lo define Simon Mooijaart, MD, PhD. Internista-geriatra de la Universidad de Leiden, “podemos utilizar los datos que obtenemos para evaluar nuevas soluciones y enfoques para la personalización de los programas de intervención que animen a las personas en situación de riesgo a tomar decisiones de estilo de vida que ayudan a prevenir la aparición de la enfermedad, o promover el cumplimiento del tratamiento en los pacientes diagnosticados”. Y añade que esta información, recogida a través de “sensores innovadores”, también puede ayudar en la adaptación de la asistencia sanitaria a las necesidades específicas del paciente además de mejorar la calidad de vida en personas de edad avanzada.  

¿Mejoran los nuevos wearables la adherencia al tratamiento?

Henk Valk, director general de Philips Healthcare Benelux, es consciente de la necesidad de colaboración entre equipos de trabajo que faciliten una transformación desde un “enfoque reactivo a un enfoque proactivo de la salud” y ayudar así a personas que sufren enfermedades crónicas.

Este enfoque proactivo pasa por poner al servicio de la salud las herramientas necesarias para un cuidado responsable. Los nuevos sistemas se diseñan para evaluar y analizar parámetros como la actividad física, el sueño o el sedentarismo. El reto se basa en convertir los datos en conocimientos y descubrir si la adherencia al tratamiento es mayor gracias a las nuevas tecnologías y si los pacientes son capaces de alcanzar nuevos y mejores hábitos.

Por último, las nuevas tecnologías harían posible el desarrollo de soluciones analíticas en base a estos datos que permitirían la predicción de determinados datos biométricos como la presión arterial o los niveles de glucosa en sangre. Este avance facilitaría el seguimiento y la vigilancia de personas que se han visto sometidas a programas de intervención.

La colaboración y el trabajo conjunto  de organizaciones y empresas responden a las necesidades de un sistema de salud que enfrenta importantes retos. Si las nuevas tecnologías son la respuesta y la solución ante un sistema que necesita de una transformación, nuestra responsabilidad es seguir investigando y descubriendo nuevas formas de mejorar el cuidado de nuestro cuerpo.

Fuentes de referencia:

 

Philips respeta su privacidad. Utilizamos las cookies para varios propósitos, tales como asegurar la funcionalidad del sitio web, mejorar la experiencia del usuario, garantizar la integración de las redes sociales y mostrar publicidad (selectiva).

Al continuar con su visita a nuestro sitio web, da su consentimiento a nuestro uso de las cookies. Sin embargo, puede cambiar la configuración de las cookies en cualquier momento.

Más información.

Aceptar