Jueves 17 octubre 2019

Innovación en ultrasonidos: cuantificación y medición automatizada para el cuidado cardiovascular

Desde las técnicas de ultrasonido más convencional, hasta la aplicación de tecnología de pulso Doppler o la inclusión de 3D, el diagnóstico por ultrasonido ha ido evolucionando para alcanzar la mayor precisión, eficiencia y calidad. Utilizado mayoritariamente como método de control y monitorización, sobre en todo en consultas de ginecología y obstetricia, su aplicación en especialidades como la cardiología ha permitido desarrollar nuevos métodos de diagnóstico y crear un ecosistema cardiovascular integrado en el que lo más importante es el cuidado del paciente.

Ultrasonidos en cardiología: rapidez, precisión y automatización

Una de las principales necesidades en áreas de cardiología se basa en la rapidez en la toma de decisiones. Por ello, y por su gran disponibilidad casi en cualquier escenario, el uso de ecocardiografías se ha hecho cada vez más habitual en un primer estudio de patologías cardiacas. Su capacidad de evaluación de la lesión, unido a la posibilidad de realizar mediciones exactas de los vasos sanguíneos, la han hecho indispensable y han hecho de la tecnología de ultrasonidos un gran campo de innovación y desarrollo.

Por ejemplo, los últimos ecógrafos de última generación ya incorporan sistemas de inteligencia artificial que automatizan el análisis de las cuatro cámaras cardiacas. Las diferentes vistas del corazón proporcionan una visualización y análisis excepcional de la función ventricular izquierda y la integración de aplicaciones basadas en IA permite una medición automatizada del strain longitudinal de la aurícula izquierda y del ventrículo derecho respectivamente. Esta automatización avanzada reduce significativamente la variabilidad entre escaneos y aumenta la seguridad del paciente y la confianza en la toma de decisiones.

Gracias a estas mediciones más exactas, más fiables y más reales, los profesionales pueden realizar mejores diagnósticos en casos de fibrilación auricular, arritmia y otras afecciones complejas.

Según Luis Cuevas, Líder de Negocio de Medicina de Precisión y Terapia Guiada por Imagen de Philips, este desarrollo y la inclusión de la inteligencia artificial, combinada con “modelado en 3D, imágenes por capas y cuantificación acreditada, está logrando que los exámenes de ultrasonido sean más fáciles de realizar y más reproductibles”. Añade además que, para los profesionales, “la inteligencia anatómica proporciona a los cardiólogos herramientas más fáciles de usar que les ayudan a identificar rápidamente y con mayor fiabilidad posibles anomalías, evaluar estados de las enfermedades cardiacas, determinar los tratamientos y guiarlos en sus intervenciones”, destaca Cuevas.

Algo que repercute considerablemente en el flujo de trabajo hospitalario y en la eficiencia del mismo. Y es que los últimos equipos reducen el número de toques en un 21% en cada examen, algo que equivale a más de 400 exámenes más al año.

De este modo, la tecnología actual en ultrasonidos aplicados a sistemas de cardiología y la implementación de tecnología de IA está permitiendo crear una visualización holística de las funciones del corazón, de sus posibles afecciones y de los mejores tratamientos personalizados; un ecosistema cardiovascular integrado cuyo objetivo es mejorar el cuidado del corazón y la experiencia del paciente.

Fuentes de referencia:

 

Philips respeta su privacidad. Utilizamos las cookies para varios propósitos, tales como asegurar la funcionalidad del sitio web, mejorar la experiencia del usuario, garantizar la integración de las redes sociales y mostrar publicidad (selectiva).

Al continuar con su visita a nuestro sitio web, da su consentimiento a nuestro uso de las cookies. Sin embargo, puede cambiar la configuración de las cookies en cualquier momento.

Más información.

Aceptar