Miércoles 23 octubre 2013

Innovación para la transformación de la sanidad española

En la coyuntura actual, mantener la provisión de asistencia sanitaria y la calidad de la misma es a la vez una obligación y un reto. Con cierta frecuencia escuchamos voces que pretenden culpar a la tecnología del incremento del coste sanitario, ignorando que la tecnología no es el problema, sino parte importante de la solución. En Philips creemos que la innovación en tecnología sanitaria es una oportunidad para la creación de eficiencias y la transformación tan necesaria hoy día de nuestra Sanidad.

En el caso particular de España es crítico un cambio de modelo en la gestión de la tecnología. Es necesario abandonar una aproximación defensiva (se invierte cuando se puede, y se espera que los sistemas permanezcan en servicio el mayor número de años posible),  sin una política de actualizaciones, particularmente importante en un área en la que la evolución tecnológica  es de las más altas de todos los sectores industriales.

La antigüedad del parque instalado en España, en ciertas áreas y modalidades dobla la de otros países Europeos.  Pensemos que la inversión en nueva tecnología de Diagnóstico por Imagen del sector público, en España en 2.012, ha sido de aproximadamente 0,6 € por habitante. En definitiva, los ahorros derivados de reducir la inversión tecnológica no compensan la potencial ineficiencia de la no-innovación tecnológica.

Pero la obsolescencia del parque tecnológico no sólo es la raíz de problemas de ineficiencia o falta de productividad. También es importante entender que la innovación y la renovación  tecnológica son básicas para mejorar los resultados de salud del paciente, reducir la morbimortalidad en muchos casos o reducir los efectos adversos de las intervenciones. Pensemos, por ejemplo, en el caso de la dosis radiológica. ¿Es razonable someter a los pacientes a procedimientos diagnósticos con dosis mucho más elevadas de lo que hoy día las nuevas tecnologías pueden ofrecer con la misma o mejor calidad de imagen? Esta pregunta es especialmente relevante cuando hablamos de procedimientos de screening, como el de cáncer de mama, donde el beneficio que proporciona la precocidad de la detección a veces choca con la acumulación de dosis radiológica en el tiempo.

Creo que las compañías de tecnología sanitaria que, como Philips, cuentan con experiencia y solidez en la atención a las necesidades de los clínicos y los gestores, deben conformarse como socios de confianza de las organizaciones públicas y privadas para la transformación que se precisa en nuestro país. Desde Philips entendemos que esto debe hacerse tanto desde el punto de vista tecnológico como de servicios e incluso de consultoría. También es fundamental que se ponga en valor la contribución que muchas empresas tecnológicas estamos realizando en la investigación clínica en nuestro país junto con los principales centros de referencia.

Creemos que la tecnología es un facilitador clave en la transformación que va a construir la sanidad del futuro y ésta pasa por innovar. Y Entendemos que la estrategia de innovación para conseguir este fin se basa en tres elementos:

En primer lugar, es necesario un nuevo abordaje en la provisión de asistencia sanitaria que asegure una transición del paciente del hospital al hogar. El objetivo es reducir la presión asistencial en el hospital, las estancias hospitalarias tanto de agudos como de críticos, y el tiempo de las mismas, llevar el tratamiento y la monitorización, especialmente del paciente crónico, al hogar, y evitar, gracias al adecuado control y empoderamiento del paciente, readmisiones y consultas. Y en este sentido, es necesario trabajar con las administraciones públicas, no sólo –o incluso no tanto- en la incorporación de tecnología dentro del modelo actual, sino, en primer lugar,  en la transformación del modelo.

En segundo lugar, la transformación de la Sanidad en España requiere de tecnologías de diagnóstico, intervencionismo, monitorización y gestión de la información en el hospital que reduzcan los costes de las intervenciones, minimicen los efectos adversos y complicaciones, reduzcan las estancias hospitalarias y el tiempo de las mismas y agilicen los procedimientos clínicos.

En tercer lugar, la transformación de la sanidad requiere innovación en la gestión de las instituciones proveedoras de asistencia sanitaria. Philips, como agente en la transformación  trabaja con clientes y clínicos para escucharles, comprender sus problemas y ayudar a solventar, mediante soluciones innovadoras sus principales retos (incremento de costes, calidad asistencial y seguridad, retos de demanda sanitaria o de acceso a la asistencia, o satisfacción de empleados sanitarios y de pacientes).

Queremos ser socios de confianza de las organizaciones públicas y privadas en todos estos procesos de transformación que precisa nuestro país, una transformación sólo posible a través de la innovación y la colaboración empresa-administración.

 

 

Philips respeta su privacidad. Utilizamos las cookies para varios propósitos, tales como asegurar la funcionalidad del sitio web, mejorar la experiencia del usuario, garantizar la integración de las redes sociales y mostrar publicidad (selectiva).

Al continuar con su visita a nuestro sitio web, da su consentimiento a nuestro uso de las cookies. Sin embargo, puede cambiar la configuración de las cookies en cualquier momento.

Más información.

Aceptar