Viernes 10 mayo 2019

Mejorar los resultados clínicos, la seguridad del paciente y la confianza del profesional en casos de emergencia

En situaciones de emergencia el principal factor que puede aumentar la probabilidad de supervivencia es el tiempo que transcurre desde que ocurre el accidente hasta que éste es atendido. Tal y como destaca EPES, “en la emergencia ha de primar la llegada rápida al lugar del accidente con los recursos más adecuados disponibles”, además de la capacidad para discernir la evolución prevista de los pacientes en los siguientes minutos por parte de los profesionales.

Desde que se creasen las unidades móviles de emergencias con tecnología y equipamiento moderno, la dotación de equipos médicos ha ido cambiando y evolucionando con la intención de mejorar la respuesta sanitaria y la confianza en la toma de decisiones en diagnóstico y tratamiento temprano.

Con este objetivo, los últimos equipos tienden cada vez a ser más pequeños, más precisos y más conectados. Cuando antes se requería de equipos pesados para monitorizar a un paciente y los desfibriladores portátiles no eran tan ligeros como debieran (los primeros llegaron a pesar más de 50kg), ahora existen sistemas que apenas superan los 5kg compuestos por pantallas duales dedicadas, una de ellas a la monitorización y otra a la desfibrilación exclusiva, y que reflejan en tiempo real los datos biométricos del paciente. Compuestos por un monitor de apenas 3kg y un desfibrilador profesional de 2 kg, cada uno de los elementos destaca por la personalización, la resistencia y los buenos resultados clínicos, que permiten centrarse en el paciente y sus necesidades.

Pantallas duales para personalizar el plan de actuación en emergencias

El monitor, por ejemplo, recopila y muestra toda la información relativa al paciente con todos los eventos adversos, ECG 3, 5, 12 derivaciones con detección de arritmias, interpretación de ST y QT y aviso mediante alarmas, tecnología Masimo Rainbow SET para medición de PVI®, PI, SpMet®, SpCO™, SpHb®, SpOC®; dos canales para temperatura y casi 11 horas de batería, además de un grado de resistencia de IP66. Destaca también su conectividad mediante Wi-Fi, 3G / 4G, Bluetooth o Cat5. 

Por otra parte, el desfibrilador tiene tamaño y peso idóneo para el desplazamiento, con una batería de litio capaz de administrar 300 descargas a 200J, resistencia de IP66, medición de la frecuencia cardiaca en tiempo real con alarmas visuales y auditivas y monitorización de ECG con 3-4 canales.

Cabe destacar, además, que los equipos más novedosos permiten escalar el cuidado a un nuevo nivel en el que es posible añadir hardware para vídeo de laringoscopia y ultrasonidos.

Además, una de las ventajas principales que lo hacen destacar sobre los sistemas más tradicionales es la posibilidad de integrarse con software de datos que almacenan y dan respuesta a necesidades más específicas. En casos más complejos, los datos del paciente pueden compartirse en tiempo real para pedir segundas opiniones. Esto no solo permite un aumento en la confianza de las decisiones clínicas, también una precisión y personalización terapéutica y una seguridad aumentada para el paciente y el profesional.

Fuentes de referencia:

 

Philips respeta su privacidad. Utilizamos las cookies para varios propósitos, tales como asegurar la funcionalidad del sitio web, mejorar la experiencia del usuario, garantizar la integración de las redes sociales y mostrar publicidad (selectiva).

Al continuar con su visita a nuestro sitio web, da su consentimiento a nuestro uso de las cookies. Sin embargo, puede cambiar la configuración de las cookies en cualquier momento.

Más información.

Aceptar