Martes 05 julio 2016

Cómo la conectividad nos ayuda a promover los hábitos saludables

La innovación tecnológica de los últimos años ha sido la protagonista indiscutible de la transformación sanitaria. Nuevos canales de información, almacenamiento de grandes cantidades de datos y nuevos métodos de tratamiento y monitorización que nos han permitido avanzar hacia un nuevo modelo de salud más independiente, eficiente y seguro.

Sin embargo, la tecnología también ha transformado nuestra actitud hacia el cuidado responsable. Han sido los ciudadanos quienes más fácilmente han incorporado la conectividad a su estilo de vida, mucho antes que empresas, administraciones e instituciones.

Según el último informe del Observatorio Nacional de las Telecomunicaciones y de la Sociedad de la Información (ONTSI), más del 60% de la población española utiliza Internet para acceder a datos relacionados con su salud. A nivel global, existen más de 160.000 aplicaciones móviles relacionadas con salud, y más de 500 millones de usuarios que llevan a cabo un control de su cuerpo a través de estas tecnologías.

Es el momento de usar esa conectividad para acercar a todos los agentes de salud: organizaciones, médicos, pacientes… y desde una perspectiva del cuidado sí, pero también de la prevención y la vida saludable. La conectividad nos hace más fácil una gestión global de la salud entendida desde una perspectiva global: hábitos saludables y prevención, diagnóstico, asistencia sanitaria, gestión médica, tratamiento en el hogar, recuperación…

Conectividad para fomentar hábitos saludables

La conectividad juega un papel fundamental en la sanidad actual y la adaptación de la gestión y el cuidado sanitario en torno a ella resulta fundamental en la optimización del sistema sanitario. Desde las empresas e instituciones de salud, nuestro compromiso pasa por ofrecer las mejores herramientas para una transición eficiente y segura hacia la ‘eHealth’.

La colaboración entre profesionales de distintos ámbitos ha hecho posible una nueva forma de entender el cuidado de nuestro cuerpo y el fenómeno de la gamificación en salud ha sido uno los grandes responsables en este suceso.

Un ejemplo de esta simbiosis entre tecnología, salud y ocio es lo que representa el proyecto PEGASO, impulsado por la Agencia de Calidad y Evaluación Sanitarias de Cataluña (aQuAS), Barcelona Digital y la Universitat de Lleida, entre otros. 

La iniciativa, que está liderada por la Universidad de Milán y tienen un ámbito de actuación europeo, busca concienciar a los más jóvenes sobre hábitos de vida saludables a través de mecánicas de juego y tecnología. A través de la colaboración entre entidades públicas y privadas, instituciones académicas y sectores relacionados con las TIC, se intentarán desarrollar nuevas aplicaciones que permitan enseñar a los más jóvenes la importancia del ejercicio físico o la alimentación equilibrada.

En casos de pacientes crónicos, la gamificación también puede mejorar la adherencia al tratamiento. El fomento de buenas prácticas a través de la tecnología, así como una rutina diaria de monitorización y la posibilidad de almacenar datos biométricos que se envían directamente a profesionales médicos otorgan una tranquilidad nunca antes alcanzada por un sector de pacientes que lidia cada día con la enfermedad. Por ejemplo, ya existen prototipos de aplicaciones destinadas a personas con diabates que permiten hacer un seguimiento estimado de glucosa en sangre, consumo de insulina, nutrición o nivel de actividad física.

Traspasando las barreras de la consulta médica

Solicitar una cita con su médico, buscar una segunda opinión profesional o aprender cómo mejorar nuestros hábitos de vida son algunas de las primeras oportunidades de una de las tendencias más importantes en la transformación sanitaria: la telemedicina.

Sin embargo, según el Barómetro esCrónicos 2016, la mejora de la comunicación con el personal sanitario se sitúa entre las cuatro principales demandas de los pacientes en el Sistema Nacional de Salud. Aproximadamente a un 37% de la población le gustaría establecer una comunicación más directa a través de correo electrónico y un 29,6% desearía hacerlo a través de redes sociales.

La obtención de información segura y eficaz se ha convertido en una prioridad en una sociedad digital.

En este ámbito, aunque cada vez más personas aprovechan las nuevas tecnologías para recopilar información sanitaria, muchos de ellos deciden contrastar dichos datos con su médico (26%) y hasta consideran que esto refuerza la relación entre el paciente y el profesional (20%).

La inclusión de las tecnologías en el mundo sanitario no sólo ha traído consigo un cambio en el trabajo diario de los profesionales. Los pacientes también han aprendido a aprovechar las nuevas herramientas y, con ellas, ha llegado un nuevo modelo de entender el cuidado de nuestra salud.

Fuentes de referencia:

 

Philips respeta su privacidad. Utilizamos las cookies para varios propósitos, tales como asegurar la funcionalidad del sitio web, mejorar la experiencia del usuario, garantizar la integración de las redes sociales y mostrar publicidad (selectiva).

Al continuar con su visita a nuestro sitio web, da su consentimiento a nuestro uso de las cookies. Sin embargo, puede cambiar la configuración de las cookies en cualquier momento.

Más información.

Aceptar