Viernes 16 diciembre 2016

El cuidado conectado: desde la sala de espera a la sala de estar

Los actuales desafíos de los sistemas de salud requieren de nuevos enfoques que eviten el colapso de la gestión sanitaria y faciliten la personalización de terapias y tratamientos. La atención integral, a través de las nuevas tecnologías conectadas, se presenta como una herramienta adecuada en la búsqueda de la eficiencia, la eficacia y la optimización del sistema sanitario global.

En el camino hacia la sostenibilidad de la salud del futuro, uno de los retos más importantes pasa por conseguir un cuidado eficiente, especialmente de determinados grupos de pacientes. Por ejemplo, entre el 70 y el 80% de los costes de la sanidad se destinan al control y tratamiento de enfermedades crónicas, patologías que normalmente están asociadas a una edad avanzada.

En una sociedad que se enfrenta a un progresivo envejecimiento poblacional, resulta especialmente urgente adecuar y adaptar los sistemas de salud a la atención a la cronicidad. Las nuevas tecnologías permiten crear nuevos ecosistemas conectados que permiten trasladar la atención sanitaria desde la sala de espera a la sala de estar; fundamento básico en el camino hacia la sostenibilidad de la salud.

Transformación y adaptación hacia los sistemas de cuidados conectados

La progresiva aplicación de programas de atención integrada supone una transformación del sistema de salud desde el punto de vista funcional y conceptual.

Desde el aspecto funcional, el cuidado integral de la salud conlleva una serie de procesos que abarcan toda etapa del Health Continuum con el objetivo de anticiparse a los problemas y mantener a las personas en un estado saludable el mayor tiempo posible. Por ello, las últimas soluciones tecnológicas están desarrolladas estratégicamente para mejorar la eficiencia del flujo de trabajo así como la cohesión entre diferentes equipos sectoriales con el objetivo de mejorar la calidad total del sistema de atención sanitaria. 

Por ejemplo, el Programa Europeo ACT (Atención Integral Avanzada y despliegue de las soluciones de Telemedicina), llevado a cabo en diferentes regiones europeas en base al trabajo de gestores, profesionales y pacientes, tiene por objetivo analizar diferentes áreas de investigación para implementar, del mejor modo, nuevos modelos y métodos de cuidados integrados mediante nuevas tecnologías en el cuidado de la salud. El nuevo programa ACT@Scale, da un paso más allá, estudiando la implementación a gran escala de estos nuevos servicios, incluyendo la gestión de los actores implicados, el empoderamiento del paciente y los modelos de negocio y sostenibilidad.

En el aspecto conceptual, todos los agentes integrados en el sistema han de adecuar y adaptar su trabajo diario a la integración de las nuevas tecnologías. Un proceso que conlleva un compromiso, una aceptación y una adaptación progresiva bajo un punto de vista de optimización de los recursos.

Y es que mejorar la experiencia del paciente dentro del actual sistema sanitario no sólo significa adecuar y optimizar la estancia hospitalaria. El cuidado de la salud no se debe ceñir al diagnóstico y al tratamiento, un cuidado realmente efectivo se anticipa a los problemas, y actúa allí donde es necesario, sin necesidad de que sea bajo el techo de un centro hospitalario. Se busca llevar el seguimiento de la salud, no sólo de los episodios de enfermedad.

Así lo manifiesta también nuestro compañero Jeroen Tas, CEO de Philips Healthcare Soluciones y Servicios Informáticos, cuando destaca el papel de “las nuevas tecnologías de la información” en la generación de un “cuidado de la salud más conectado, en el que la experiencia del paciente ya no se ve fragmentada y dependiente de la atención en persona”.

Los beneficios de conectar el hospital y el hogar son evidentes para todos. Por un lado, los pacientes ven mejorada su autonomía e independencia a la vez que aumentan el propio control sobre su salud. Por otro, los profesionales optimizan su trabajo diario mediante el uso de la información recabada por las nuevas tecnologías; algo que, sin duda, también permite llevar a cabo decisiones más informadas y conscientes.

Y la comunicación y la confianza entre ambos agentes también aumenta, generando así nuevos vínculos necesarios para la mejora y la sostenibilidad del sistema de salud.

Fuentes de referencia:

 

Philips respeta su privacidad. Utilizamos las cookies para varios propósitos, tales como asegurar la funcionalidad del sitio web, mejorar la experiencia del usuario, garantizar la integración de las redes sociales y mostrar publicidad (selectiva).

Al continuar con su visita a nuestro sitio web, da su consentimiento a nuestro uso de las cookies. Sin embargo, puede cambiar la configuración de las cookies en cualquier momento.

Más información.

Aceptar