Jueves 06 septiembre 2018

El futuro de la salud: datos, digitalización y valor

Durante los últimos 30 años el número de personas mayores de 65 años se ha duplicado en nuestro país. Causado por el incremento de la esperanza de vida, y el descenso en la tasa de natalidad, la población española se encuentra en un momento demográfico delicado. Según datos del CSIC, actualmente hay en nuestro país una población mayor de 65 años que ronda el 17% de la población y se estima que, para 2050, este porcentaje crezca por encima del 30%.

En este contexto, la sanidad afronta uno de sus mayores retos de sostenibilidad y presión. Si tenemos en cuenta que aproximadamente el 80% del gasto sanitario va destinado a las enfermedades crónicas y éstas tienen una mayor incidencia entre la población envejecida, el sector sanitario requiere de una transformación en la que las tecnologías digitales pueden ayudar a mejorar no solo la organización y la gestión de la atención, también la calidad de la asistencia y la percepción y la experiencia del pacientes.

Claves para afrontar la digitalización de la salud 

Según el informe de la CEOE, “Plan Digital 2020, la digitalización de la sociedad española”, “la transformación digital de los servicios sanitarios puede desempeñar un papel fundamental en la atención y seguimiento de los pacientes crónicos, la tele-asistencia, y el tele-diagnóstico”.

Este mismo informe plantea además una serie de propuestas en torno a las cuales deben trabajar y colaborar todos los agentes sociosanitarios. Planteadas con el objetivo común de caminar hacia un futuro conectado e integrado, hoy destacamos algunas de ellas:

  • Definición de una estrategia de salud digital para afrontar y respaldar un proceso de digitalización óptimo. Para ello, es necesario contar con el apoyo de organismos públicos y fondos específicos.
  • Revisión de la actual cartera de servicios. A partir de la identificación de aquellos que generen mayor valor, aprovechar las herramientas generadas de la implantación de la salud digital para compartir y mejorar el proceso asistencial en todas sus etapas. La colaboración, la conectividad y la difusión de la información entre profesionales favorece una atención sanitaria de más calidad y eficiencia “al aprovechar estructuras de prestación más adecuadas al estado de salud y riesgo del paciente, incluso en su propio domicilio”.
  • Reorientar el enfoque del sistema sanitario hacia el cuidado de la cronicidad y un modelo basado en Health Continuum.
  • Diseñar un sistema interoperable de intercambio de información entre sistemas públicos y privados, disponible en cualquier momento y desde cualquier lugar que mejore cada decisión clínica, otorgándole confianza y seguridad.
  • Impulso de herramientas digitales que favorezcan el empoderamiento de las personas en cuestiones relativas a su salud.
  • Aprovechamiento de la información sanitaria con objetivos de mejora en la “calidad, eficiencia, planificación, gestión, evaluación de la salud pública, investigación, desarrollo e innovación”. Reconocer también los fines de los datos para investigaciones clínicas, siempre teniendo en cuenta la seguridad y la privacidad de la información relativa a los pacientes.
  • Uso y explotación del Big Data para desarrollar sistemas dotados de inteligencia que optimicen los procesos asistenciales, accesibles a los diferentes profesionales implicados.
  • Desarrollo de herramientas de análisis que permitan identificar factores de riesgo poblacionales y adelantarnos así a determinadas enfermedades.
  • Desarrollo de tecnologías que promuevan el mantenimiento de hábitos saludables.
  • Generación de indicadores de valor que puedan medir los resultados en salud, y no solo los indicadores de procesos, estructura o costes.
  • Formación de gestores y profesionales clínicos mediante la generación de espacios de debate, encuentros de formación e información, intercambio de experiencias o establecimiento de criterios de calidad entre profesionales.

El desarrollo y la implantación de estas medidas en los sistemas sanitarios conllevan un compromiso y responsabilidad de todos los que, de una manera u otra, estamos implicados en el cuidado sanitario de la población. De este modo, se construye un futuro sanitario marcado por la digitalización, por el aprovechamiento de los datos disponibles, por la personalización y, sobre todo, por el valor añadido en la atención clínica.

Fuentes de referencia:

 

Philips respeta su privacidad. Utilizamos las cookies para varios propósitos, tales como asegurar la funcionalidad del sitio web, mejorar la experiencia del usuario, garantizar la integración de las redes sociales y mostrar publicidad (selectiva).

Al continuar con su visita a nuestro sitio web, da su consentimiento a nuestro uso de las cookies. Sin embargo, puede cambiar la configuración de las cookies en cualquier momento.

Más información.

Aceptar