Viernes 12 diciembre 2014

Un médico cosido a la ropa

La última tendencia para controlar nuestro estado de salud son los llamados wearables o tecnología vestible, ropa y complementos con sensores y que podemos ver en forma de pulseras, relojes, camisetas, gafas y hasta compresas. Ya hay 19 millones de dispositivos pero en 2018 la cifra se triplicará, según un informe de la consultora Juniper Research. Las consecuencias de la irrupción de esta tecnología en la salud es una medicina mucho más preventiva y personalizada, a un coste menor que lo que permite el sistema actual, según las conclusiones del I Congreso Nacional de Wearables y Big Data en Salud, que se celebró el pasado 18 de noviembre en Madrid.

El deporte ha sido el primer sector en el que se han desarrollado estos dispositivos. Grandes compañías de electrónica, telefonía y deporte han apostado por pulseras, relojes y camisetas con sensores incorporados con el objetivo de convertirse en imprescindibles para muchos deportistas, que planifican su rutina y mantienen un control de sus pulsaciones y distancia recorrida, entre otras posibilidades. Hasta la marca de lencería Victoria’s Secret ha creado un sujetador para practicar deporte sin que se note que lleva circuitos en su interior.

Sin embargo, el mayor potencial de los wearables es en la salud, con pacientes crónicos, dependientes o de riesgo. La nanotecnología permite que cualquier persona pueda tener monitorizados, a distancia y en todo momento, su ritmo cardíaco, su tensión arterial, su temperatura, su nivel de estrés, su respiración o incluso su glucosa, sin siquiera ser conscientes de ello. La piel proporciona mucha información sobre el estado de salud siempre que se sepa procesar. Y ahí es donde entra en juego el Big Data, el análisis de las grandes cantidades de datos. Las mediciones son enviadas por bluetooth al teléfono móvil del paciente, que, a su vez, las transmite a una plataforma a la que acceden los profesionales sanitarios y cuidadores, e incorpora las preceptivas alarmas. El sistema tiene un coste reducido y evita desplazamientos a consultas, ingresos en urgencias y hospitalizaciones, al tiempo que permite disponer de una información mucho más completa del estado de salud del paciente que la que se obtiene de una sola medición en consulta.

Algunos ejemplos de dispositivos de monitorización de la salud integrados en la ropa o sus complementos son gafas que recuerdan la medicación, calcetines que toman la temperatura, absorbentes infantiles que analizan el ph de la orina, sujetadores con sensores para el cáncer de mama, plantillas que registran la presión de la pisada, y hasta una compresa femenina que detecta enfermedades a través de la sangre menstrual. La mayoría de estos wearables se integran de forma tan completa en la indumentaria habitual que no se les identifica como tales. Eso supone una ventaja para quienes no quieren ser vistos como dependientes o crónicos. Es el caso del llamado botón del pánico, un dispositivo de teleasistencia para personas mayores que se cuelga del cuello. Ahora puede ir oculto en forma de collar o pulsera y proporcionar mucha más información que su antecesor.

Otras de las posibilidades de los wearables que se presentó en el congreso nacional es el uso de las famosas Google Glass en emergencias. Cruz Roja Española está utilizando estas gafas, en combinación con drones, para ayudar a los sanitarios en rescates. La cámara del dron facilita una visión aérea y una geolocalización, a la que se accede con las gafas. El profesional acude al punto preciso y desde allí puede retransmitir el estado del paciente y solicitar asistencia en directo de un especialista.

La revolución acaba de empezar. Es posible que, en unos años, en los países desarrollados no nos atrevamos a vestirnos sin incorporar a nuestro atuendo prendas inteligentes, pero lo más importante es preparar a los sistemas sanitarios y a los profesionales para procesar esa información y aprovecharla.

 

Philips respeta su privacidad. Utilizamos las cookies para varios propósitos, tales como asegurar la funcionalidad del sitio web, mejorar la experiencia del usuario, garantizar la integración de las redes sociales y mostrar publicidad (selectiva).

Al continuar con su visita a nuestro sitio web, da su consentimiento a nuestro uso de las cookies. Sin embargo, puede cambiar la configuración de las cookies en cualquier momento.

Más información.

Aceptar